A lo que te truje

Tres semanas han pasado, desde la llegada de los dos jugadores más esperados en la MLS y los dos han cumplido hasta el momento, con la tarea que les fue encomendada.

Tres semanas han pasado, desde la llegada de los dos jugadores más esperados en la MLS y los dos han cumplido hasta el momento, con la tarea que les fue encomendada.

Uno, ganando mucho más dinero que el otro, aunque a la hora de la hora, ambos cumplen diferente funciones.

David Beckham, fue presentado ante los medios de comunicación, el 13 de Julio en Los Angeles. La movilización de la prensa impactó a todos (local, nacional e internacionalmente) de deportes, espectáculos y algo más.

El astro ingles, aparece permanentemente en los noticieros estadounidenses, portadas de periódicos y revistas, en la mayoría de las ocasiones acompañado por su esposa (insisto, aún con mayor fuerza cuando no tienen nada que ver con el deporte).

Su esperado debut, se dio al minuto 78 del partido amistoso entre el Galaxy y el Chelsea, el 21 de Julio. Un problema en el tobillo izquierdo, provoco que apenas tocara la pelota.

Después, el "Spice Boy", dejó colgados a los aficionados para todos los juegos de la Superliga (frente al Pachuca, Guadalajara y Dallas), además de la visita el domingo anterior a Toronto, por la liga.

Apareciendo siempre en escena (extra-cancha), no desaira a las cámaras (tal como sucedió el domingo anterior en Toronto cuando elegantemente vestido de traje, se sentó en la banca). Continúa siendo más visto en otros terrenos (después se fue al béisbol a lanzar la primera bola entre Yankis y Azulejos) que en el futbolístico, en donde sus compañeros lo esperan para intentar salir del penúltimo lugar de su conferencia.

Cuauhtémoc Blanco por su parte, dio tan sólo una probadita de popularidad, cuando en Mayo firmó con el Fire, entre 6,000 aficionados mexicanos de Chicago. Luego, fue presentado oficialmente el viernes 20 de Junio, para defender la camiseta de los hombres de rojo.

El delantero mexicano, en cambio, pidió jugar de inicio en su debut, y sólo bastaron 48 horas desde su llegada, para aparecer como titular en el partido amistoso del Fire ante el Celtic, haciendo jugar a su nuevo equipo y estrenándose con un bonito gol.

El Domingo siguiente (después de entrenar toda la semana al mando de su nuevo técnico, Juan Carlos Osorio), Blanco, volvió a jugar como titular de visita en Toronto (en su debut en la Liga) brillando como si tuviera varios años trabajando con sus nuevos compañeros y colaborando con la única goleada a favor de su equipo en la presente temporada (3-0 de visita).

Después de ser relevado en sus dos primeras apariciones (ambos en el segundo tiempo), Cuauhtémoc jugó su primer partido completo el sábado anterior frente a uno de los equipos fuertes, el Columbus Crew de Guillermo Barros Schelotto. En esta ocasión, Blanco no pudo levantar a su equipo como en las dos anteriores experiencias, y tuvo que soportar las constantes faltas de los rivales (más de veinte) y las increíbles fallas del arbitro Vaughn (quien pitó como tiro libre un penal a favor de su equipo). El resultado fue 0-0 ante la impotencia del mexicano quien salio "fúrico" del campo por no haber ganado el partido.

Cabe destacar al margen, que la noche del sábado anterior 4 de Agosto, la comunidad de habla hispana amante del deporte, tenía dos opciones que elegir a la misma hora en el área de Chicago:

La pelea de titulo ligero del CMB entre el local mexicoamericano David Díaz y el histórico Erick "Terrible" Morales. El "Terrible" podía convertirse en el primer boxeador mexicano en coronarse en cuatro diferentes pesos, mientras que Díaz, se presentaba en su ciudad natal para regalarle el cinturón a su gente (una pelea de título mundial fuera de Las Vegas o Nueva York no se ve todos los días). Y del otro lado estaba el juego del Fire con Cuauhtémoc Blanco.

La poco común función boxística en Chicago registró apenas una entrada de 9,500 personas (cuando al All State Arena le caben 15mil), mientras que el juego de futbol con el "Temo" marcó la más alta asistencia de esta temporada (los 20,350 que caben en el Toyota Park).

Tengo que decir que además de estar hasta el "tope”" las tribunas del estadio del Fire, presentaban a la mayoría vestidos con la camiseta número diez y con el apellido Blanco. Nuevos aficionados del Chicago Fire, que antes no volteaban a este equipo, y que ahora tienen su camiseta, pagan un boleto y llenan el estadio.

Debo decir también que los minutos finales del 0-0 entre el Crew y el Fire del sábado anterior, me recordaron a un juego de Liguilla en México. El público de pie, golpeando el asiento y provocando un escándalo alentador del que los estadounidenses terminaron impactados (cuando la tocaba "Cuau" explotaban, haciendo pasar casi inadvertido el debut del nuevo integrante del Fire, Paulo Cesar Wanchope).

Cada uno en su lugar y cada quien en su negocio. David Beckham ha demostrado a lo largo de su trayectoria ser un gran jugador, aunque al momento parece dejar en claro que su labor en esta liga estadounidense es otra, diferente a la de Cuauhtemoc (introvertido, aunque sincero frente a los micrófonos y explosivo con la pelota en los pies). Habrá que ver al inglés ahora cuando juegue.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas