Giancarlo y su destino

Una de las sensaciones del Apertura mexicano, se llama Giancarlo Maldonado. Sorprendente refuerzo azulgrana que demuestra las credenciales necesarias para hacer conexión con la afición mexicana (y...

Una de las sensaciones del Apertura mexicano, se llama Giancarlo Maldonado. Sorprendente refuerzo azulgrana que demuestra las credenciales necesarias para hacer conexión con la afición mexicana (y quien probablemente nunca hubiera llegado a nuestra liga, si José Antonio García, no se hubiera atrevido a contratarlo).

Antes, los Gabriel Miranda, Cristian Cáceres y Juan Arango, fueron los que abrieron camino. Aunque los venezolanos, continúan sin enamorar a los que mueven el mercado de nuestro balompié.

¡Los venezolanos son beisboleros! Pues Giancarlo, demuestra atributos diferentes cuando se calza los botines: Velocidad (fisica y mental), pegada (de primera intención y con depurada técnica individual) y decisión (hambre de triunfo).

Se hizo futbolista gracias a su padre (hoy Director Técnico) en un país amante de la pelota caliente y como muestra de las otras aficiones de la nueva generación venezolana.

"Garbanzo de a libra" dirían algunos, sino se conociera la fuerte influencia futbolera que desde hace años envuelve a este país sudamericano, y que me da pie para platicarles una experiencia vivida en Chicago:

Uno de los lanzadores más importantes en las Grandes Ligas, se declara más futbolero que beisbolero.

Carlos Zambrano, joven nacido en Puerto Cabello, suma ya 17 victorias en esta temporada, es la figura de pitcheo para los Cachorros y destaca como uno de los líderes latinos del deporte entre los aficionados estadounidenses. "Big Z" lo apodan.

A sus 26 años, firmó un contrato multianual de casi 100 millones de dólares que le asegura la vida, aunque él, me confiesa sincero: "hubiera cambiado todo por jugar un día como delantero en el Real Madrid".

Amigo personal de figuras como Raúl (González) y Roberto Carlos, ha vajado a la capital española sólo para disfrutar del juego de los Merengues. Y hoy, emocionado vive una nueva ilusión que espera hacer realidad en los próximos días: Conocer en persona a Cuauhtémoc Blanco, a quien ya mandó invitar para disfrutar un juego de los Cubs en Postemporada, en el legendario Wrigley Field.

Hoy, los Cachorros, son líderes de división y se presentan como candidatos para romper la maldición que les ha impedido ganar una Serie Mundial desde hace 99 años (con el lanzador venezolano como pieza clave).

Anécdotas curiosas, con agradecimiento especial al destino, porque el béisbol necesita a Zambrano, igual que los Potros a Maldonado.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas