Giovani: historia similar

En ocasiones, las coincidencias me ponen la piel de gallina.

En ocasiones, las coincidencias me ponen la piel de gallina.

El fenómeno futbolero en México, España y otras partes del mundo, hoy por hoy se llama Giovani Dos Santos, un joven jugador con las condiciones de crack.

Es un hecho que deportivamente, el hijo de Zizinho ha sido manejado a la perfección. Con oficio y cautela, la dirigencia del Barcelona ha sabido encaminarlo al profesionalismo. No lo adelantaron, a pesar de haber conseguido el Campeonato Mundial Sub-17 hace dos años y de presentar desde entonces tintes de jugador diferente.

Su familia y la gente que lo rodea, lo han cobijado de manera estupenda, aunque ahora, se viene lo más difícil.

Y es que si el Barcelona esperó para dejarlo ver en el escaparate monstruoso que significa el primer equipo culé, la inercia, el entorno y su calidad no aguantan más.

Giovani brilló en la Pretemporada, por encima de las figuras consagradas y su debut profesional lo ha cotizado de manera aún más acelerada que las cifras de boom en la bolsa de valores.

Tan es así, que el mismo Barcelona ya le entró al juego de las especulaciones. Si bien lo han encaminado coherentemente en lo futbolístico, ahora los costos contractuales lo convierten en un producto exponencialmente comercial. La cifra de 30 millones de euros, impuesta por si algún equipo se lo quiere llevar, espantó a muchos, pero la nueva cantidad que se maneja para el siguiente arreglo, lo coloca por las nubes a nivel internacional (100 millones de euros).

Esas cifras no le hacen bien a un joven de 18 años que apenas ha tocado la pelota en la Liga de las Estrellas. ¿Pero qué se le va a hacer? es la vorágine del negocio que se está comiendo al deporte más hermoso.

Todo lo que viene por delante, será responsabilidad suya. Giovani es mayor de edad en México, aunque un niño precoz en el escaparate futbolero. La concentración y la ubicación, no serán cosa fácil para un futbolista que se sabe diferente.

Es aquí en donde el consejo de sus seres queridos, es crucial, La guía y seguimiento particular de su padre, quien de esto, tiene experiencia personal.

Francisco Dos Santos vivió algo similar cuando llegó a México. A la edad de Gio, Zizinho fue vendido por un dineral al América. Proveniente del Sao Paulo, el joven mediocampista se convirtió en la contratación más cara de los entonces canarios en el inicio de los años ochenta (por encima de figuras extranjeras que después hicieron época como Zelada, Outes, Batata, Brailowsky o Bacas). El pase de la joven promesa se tazó en una cifra fuera de órbita para esos años en nuestro balompié: 750 mil dólares.

Zizinho, con grandes condiciones, no cuajó en su presentación y tuvo que emigrar al León, para hacerse de experiencia, encendiendo los focos rojos de la dirigencia americanista (tras la estratosférica inversión).

Pancho Zizinho, como después se le conoció, no encontraba cabida entre la gama de jugadores foráneos en el equipo de Coapa. Aunque terminó regresando y brillando, en los momentos en los que tramitaba su naturalización mexicana.

Zizinho llegó al América con su hermano Beto (también mediocampista y un año menor que él). El hermano de la nueva contratación azulcrema, no costó ni cercanamente lo mismo, y aunque también poseía calidad, tuvo que irse después a Estados Unidos para continuar su carrera en el futbol bajo techo (indoor).

Más de 25 años después, los hijos de Zizinho, viven una historia similar, aunque en uno de los clubes más importantes del mundo. Giovani, es ahora la figura y Jonathan (un año menor) busca también llamar la atención en el Barcelona.

Zizinho, demostró siempre gran profesionalismo en su carrera por las canchas mexicanas y ahora es la pieza clave para la ubicación de sus herederos. Pieza crucial para el buen desarrollo del que se espera, se convierta en el jugador que la afición mexicana ha esperado durante años.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas