El ';Ruso'; no tiene miedo

Como jugador fue de los más carismáticos que haya visto sobre una cancha. Encendía las tribunas del Azteca hace casi 25 años y provocó después llanto entre sus miles de seguidores, tras la...

Como jugador fue de los más carismáticos que haya visto sobre una cancha. Encendía las tribunas del Azteca hace casi 25 años y provocó después llanto entre sus miles de seguidores, tras la repentina partida (luego del terremoto de 1985), cuando buscaba culminar la obra que pocos han podido presumir (el América se enfilaba al tricampeonato 83-84, 84-85 y Prode 85).

Daniel Alberto Brailowsky llegó al América como figura y cumplió con lo que se esperaba de él. Se convirtió en ídolo. En sólo tres años brilló al nivel de los más recordados en los 91 años que pronto cumplirá el club.A su regreso a México en 1999, la Directiva azulcrema lo buscó para que se sentara en el banco y despertara a las entonces pálidas Águilas. Mañana, después de 8 años de ese primer acercamiento, podrá cumplir ese sueño frente a los brasileños del Vasco da Gama.

Americanista de corazón y antichiva por convicción, el "Ruso" vuelve al nido en una nueva faceta, la que más pesa y la que menos tiempo espera, en la que no hay paciencia. Aún así, él ya ha recibido una probadita desde antes de sentarse en el banquillo, gracias a algunos críticos que cuestionan sus anteriores logros, su poco conocida experiencia como entrenador.

Desde luego que todos tienen derecho a opinar (antes y después, a favor o en contra), pero la dirigencia de Guillermo Cañedo fue quien hizo las deducciones, por eso yo quiero tocar otro punto de vista, como integrante de los medios de comunicación.

Daniel Brailovsky encabezaba la gama de muy buenos analistas entre los ex futbolistas por la televisión (situado a lado de los mejores que desde mi particular punto de vista son Rafael Puente, Roberto Gómez Junco, Luis García y Ricardo Peláez).

En tiempos en los que el amor a los colores y los verdaderos retos futboleros son ya limitados, quiero destacar por un lado, la atrevida decisión de la Directiva Águila en apostar por el que fue figura, y por el otro, la valentía del bien acomodado comentarista, por preferir irse por todas las canicas.

Yo no sé cuántos comentaristas y reporteros hubieran soñado vivir lo que Brailovsky disfrutó y festejó sobre las canchas. Quizá muchos de nosotros en las "cascaritas" hace 24 años fuimos "Brailovskys" también. Y cuántos personajes que brillaron en las canchas, prefieren hoy "no moverle" para mejor seguir donde están.

Hoy platiqué con un excelente amigo, quien hace 25 años era ídolo también junto al "Ruso" y le pregunté su opinión sobre esta oportunidad para Brailovsky. Su respuesta además de interesante, coincidió con lo que yo también pensaba, y por eso quiero terminar mi comentario de este martes, con las palabras de mi amigo Batata:

"Qué valiente el ';Ruso';, no es fácil, yo creo que estaba muy bien en la televisión... creeme, otra persona no se atrevería pero no me extraña, él siempre fue valiente, le gustaba ser competitivo, era un guerrero".

"Jugaba siempre con las calcetas hasta abajo, sin espinilleras, como demostrando a los rivales no tenerles miedo. Ojalá que le vaya bien, porque ese es el tipo de gente que necesita el futbol".

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas