El 2008: a mejorar y disfrutar

Cada que arranca un año acostumbramos enlistar propósitos para mejorar. Y no está mal, aunque lo benéfico sería cumplirlos cabalmente. Para ello, creo que tendríamos que hacer un sincero examen de...

Cada que arranca un año acostumbramos enlistar propósitos para mejorar. Y no está mal, aunque lo benéfico sería cumplirlos cabalmente. Para ello, creo que tendríamos que hacer un sincero examen de conciencia y definir lo que en realidad nos hace más falta, además del método para conseguirlo.

Yo sigo pensando lo mismo de siempre: lo verdaderamente sagrado, es la salud y la familia. Lo verdaderamente necesario, es el trabajo. Y lo que verdaderamente más nos gusta, es el futbol.

Hablando de lo que más me gusta, yo prefiero ver mejor futbol, que más futbol (que no es lo mismo). Los 70 partidos oficiales (con viajes, concentraciones y desvelos) que muchos de los jugadores disputan de Enero a Diciembre, son insoportables.

En México pocos aguantan: Clausura, Apertura, Liguillas, Libertadores, Sudamericana, Campeones y Subcampeones de la CONCACAF, Champions de la CONCACAF, Mundial de Clubes, Interliga, Superliga, (y como en los Pronósticos Deportivos) más lo que se acumule esta semana (además de la actividad de las selecciones nacionales).

No estoy del todo de acuerdo con la ligera afirmación de algunos que aseguran que "los clubes mexicanos crecieron" desde que participan en competencias sudamericanas.

Por supuesto que el roce internacional favorece. Es obvio que el escaparate para los jugadores y el escenario para adquirir experiencia, sirven de proceso evolutivo, pero siendo claros (no como algunos personajes que ahora viven de nuestro futbol, a pesar de tener tan sólo 7 u 8 años siguiendo nuestra liga), yo no veo la "mágica superación" que tanto se pregona. Y les pregunto:

¿Es mejor este América del 2007, al de los récords de 1983? ¿Son superiores estas Águilas subcampeonas de la Copa Sudamericana, a las Campeonas de la Interamericana en 1978?

¿Este Cruz Azul de hoy, después de romperse el alma en los Eneros de Interliga y de haber disputado una Final en la Libertadores hace casi 7 años, supera a la multicampeona Máquina Celeste que arrollaba en la década de los setenta, dirigida por el "Güero" Cárdenas y que emocionaba a todos con Marín, Cornero, Quintano, Cevallos, Lugo y compañía?

¿Estas Chivas de Vergara (y el técnico en turno), superan a las Campeonísimas de los años sesenta, bajo el mando del Ingeniero De la Torre, y con el "Tigre" Sepúlveda, "Chava" Reyes, el "Bigotón" Jasso, el "Jamaicón" Villegas y demás históricos nombres de leyenda?

¿El mentado "roce" en la Libertadores, ha hecho superiores a los Tigres de esta época, en comparación con los de hace 30 años  que diseñó el "Tanque" Miloc, y en los que brillaron Tomás Boy, Oswaldo Batocletti, Pilar Reyes y Jerónimo Barbadillo?

¿Fueron los Pumas más grandes, después de disputar la Final de la Copa Sudamericana ante el Boca Juniors hace dos años, por encima del equipo impactante de Cuellar, Muñante, Cabinho y Hugo Sánchez?

¿No verdad? Una cosa no tiene que ver con la otra. Mejorar, significa superarse, y me parece que los clubes aztecas de hoy, no son más que los de hace 20, 30 ó 40 años.

Por último, me gustaría que podamos crecer en torno a los representativos nacionales, -por ejemplo-. Ojalá que le saquemos más provecho al trabajo de Chucho Ramírez, Ramón Raya, Leonardo Cuellar y Hugo Sánchez.

Ojalá que los 3 que menos reflectores reciben (Chucho, Raya y Leo), no desfallezcan en sus ideales (Cuellar, está por cumplir diez años de lucha estoica al frente de las mujeres).

Saquemos lo bueno de cada experiencia e impongamos objetivos trascendentes y alcanzables. Cada quién sabrá lo que necesita y como hacer para cumplir.

Yo por lo pronto, les deseo la mejor de las suertes a los jugadores para que "jueguen" y se sigan divirtiendo. A los directivos para que dirijan responsablemente. Y a los aficionados para que vivan intensamente lo que sucede sobre la cancha.

Ojalá que sigamos disfrutando mucho de nuestro futbol. Pero por encima de todo, ojalá que gocemos siempre de buena salud y trabajo, en compañía de nuestros seres queridos.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas