¿Qué nos quieres decir?

El futbol es una bendita forma de expresión.

El futbol es una bendita forma de expresión.

A los que nos apasiona este deporte, nos es común encontrar fácilmente un tema de conversación.

Nunca nos sentimos solos. Jamás agotamos la charla, la discusión. Aunque veamos lo mismo, captamos algo diferente que el de a lado, por eso aunque nos enerva la pasión, después nos alivia la empatía que encontramos en los demás seguidores. De las coincidencias, alimentamos nuestra afición y amor por el futbol.

Hoy, un futbolista en activo se lanza a una aventura poco común. Un hombre permanentemente expuesto a los medios de comunicación, abierto a la prensa, prefiere contar él mismo su historia.

Uno de los mejores arqueros que han llegado a México, incursiona ahora en el plano editorial, pero sin querer disfrazarse de literato. Federico Vilar, prepara el lanzamiento de su propio libro. Una publicación en la que cambia el terreno de juego, para platicar sobre  sus gustos e influencias como portero.

Antecedentes de futbolistas que escriben no hay muchos, aunque de los pocos, el más prolífico es Jorge Valdano, con cinco libros: "Sueños de futbol", "Cuentos de futbol", "Cuentos de futbol II", "Los cuadernos de Valdano", "El miedo escénico y otras hierbas".

Personajes como César Luis Menotti y su libro "Futbol: Juego, deporte y profesión", además de Don Fernando Marcos con "Mi amante el futbol", han servido durante  muchos años de referencia literario-futbolera para nuestro entorno.

Algunos jugadores en activo, han vivido experiencias dentro de los medios de comunicación escritos como Félix Fernández (Reforma), Cuauhtémoc Blanco (Récord y Ovaciones), o en su momento Ricardo Peláez, el "Tato" Noriega y Miguel España (Revista Contrataque) y como ex futbolistas, ni qué decir: Luis García, Rafa Puente, Roberto Gómez Junco y aquí mismo en Medio Tiempo, Ramón Raya.

Aún así pocos son los que terminan por lanzar una publicación: Félix Fernández, jugó 15 años defendiendo la portería del Atlante y del Celaya y una vez retirado publicó "Guantes blancos". Lupillo Castañeda, con "Una historia que contar", nos demuestra también que los futbolistas muchas veces se quedan con ganas de platicar algo más que la reacción del juego del domingo.

Y es que no tienen que ser necesariamente escritores ni comunicadores consumados para atreverse. Federico Vilar, poseedor de un gran prestigio como guardameta y gozando de la pasión de sus seguidores (como ídolo atlantista), ha pedido asesoría a uno de los mejores comunicadores (que desde mi óptica existen en el periodismo deportivo). Heriberto Murrieta, es el guía editorial en esta aventura del popular arquero. 

Federico Vilar no recitará poemas, ni intentará resolver los problemas socioculturales de una nación, sólo quiere platicar sobre sus influencias y anécdotas dentro del futbol.

Tampoco pretende instalarse -desde ahora- como prospecto a comentarista, ni aparentar mayor aservo que sus compeñeros de profesión. Vilar no quiere hacerse pasar por un escritor, cuando lo suyo es cubrir la portería porque lo que más le importa –por ahora- es entrenar y jugar.

Con esta publicación, el ídolo atlantista, no busca convertirse en literato de pantaloncillos cortos, sino aprovechar las bondades de un libro para hacer evidente lo que piensa. Convertirse él en su mejor reportero.

Fe de erratas: Un viejo consejo recibido, toma hoy fuerza para mí: "Nunca seas tan confiado de tu memoria, confirma los datos que tienes en la mente por cercanos que parezcan". En mi comentario anterior, referí el fracaso Preolímpico del 2000 a la era de Enrique Meza, siendo que sucedió el mismo año, pero en la última parte de la era Lapuentista bajo el mando de Gustavo Vargas.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas