¿Champions o Tri?

Es el Director Técnico mexicano más exitoso en el extranjero. El único con la envidiable experiencia de la Liga Española. El que hizo Campeón al Pacucha después de casi 100 años. El que inyecta...

Es el Director Técnico mexicano más exitoso en el extranjero. El único con la envidiable experiencia de la Liga Española. El que hizo Campeón al Pacucha después de casi 100 años. El que inyecta energía y entusiasmo por su "cotorro" y frontal estilo. El que ahora, tiene la disyuntiva más difícil de su carrera profesional.

Cuando tomó las riendas de la Selección Nacional hace 7 años, para intentar lo que al final logró, y que parecía imposible (salvar al Tricolor de la inminente descalificación mundialista rumbo a Corea-Japón 2002) no lo pensó dos veces. Él mismo admite haber aceptado dirigir al equipo de todos los mexicanos, porque "no podría decir que no". Era, a la vez, un halago y un compromiso.

Hoy, es diferente. Su buen trabajo y cartel europeo, lo tienen en la antesala de uno de los momentos más esperados por la afición "colchonera" (si terminan la temporada entre los 4 mejores de la "Liga de las Estrellas", Javier Aguirre, conseguiría el boleto directo a la Champions League, aseguraría su permanencia y un enorme reto con los de la capital española, sino, entonces su compromiso contractual con el Atlético, finalizaría).

Los federativos mexicanos coquetean al "Vasco" para que deje todo y vuelva al equipo Tricolor. Se especulan 4 millones de dólares de sueldo por año y todo el respaldo para volver a ser el mandamás de los estrategas en nuestro país. Al igual que en el 2001, hoy Javier Aguirre goza de la aceptación generalizada –casi todos pensamos que él, resultaría la mejor opción para calentar a la Selección Nacional de la hipotérmia sufrida, luego de la ruptura del proceso iniciado con Hugo Sánchez. Pero, ¿qué será lo que en verdad estará pensando Javier Aguirre en estos momentos? ¿Preferirá quedarse en Madrid o regresar al Distrito Federal? ¿Qué le convendrá más en términos reales? ¿En dónde podrá trascender con lo que posee?

Una de sus muchas frases memorables, tiene que ver con "no tenerle miedo al éxito". La pregunta aquí sería, ¿cuál es el éxito que le espera a Javier Aguirre?

Permanencer al frente de los "colchoneros", ¿realmente le resultaría un sólido escalón para crecer mejor? ¿Quién les garantiza a los madrileños poder destacar en el torneo más importante del mundo futbolero -la Champions League-?

Nunca en toda su historia, el Atlético de Madrid, ha ganado una Liga de Campeones de Europa. El máximo logro fue el subcampeonato conseguido en 1974, cuando cayeron frente al Bayern Munich (base de la Selección Teutona que se coronó en el Mundial de ese mismo año con figuras como Beckenbauer, Vogts y Müller entre otros).

No es fácil tomar esta decisión. Suponiendo que el Atlético de Madrid se cuele, triunfar en un escenario con los mejores europeos es tan arriesgado como conseguir el objetivo anhelado con el Tricolor mexicano. ¿Y qué pasaría si a los "colchoneros" los echan en la primera de cambios como ya ha sucedido en otros torneos?

¿Cuánto le puede durar el gusto a Javier Aguirre como "participante" o "contendiente" dentro del torneo de clubes más importante del Viejo Continente?

Alguna vez en una entrevista, Javier Aguirre me aclaró que él nunca ha sido un soñador. Que no se arma castillos en el aire. No visualiza el futuro antes de que ocurran los hechos. Es un hombre práctico, de trabajo diario.

Entonces, ¿será este el momento para volver a responder a su país? ¿Para refrescarse al cambiar la presión del balompié ibérico por el atosigamiento del medio futbolístico local?

¿Qué será preferible, volver a elegir lo ya vivido para consumar el éxito no alcanzado anteriormente con su Selección? ¿O seguir escribiendo capítulos en una historia inédita, desconocida, para mantener intacto ese espíritu de aventura que anhela todo conquistador? ¿Podrá hacer ruido en estos momentos la trillada frase "nadie es profeta en su propia tierra"?

¿Sería un retroceso para Javier Aguirre dejar España y asumir valientemente el reto más grande de nuestro balompié? ¿Qué será lo más inteligente? ¿En dónde servirá mejor? ¿En Madrid? ¿O en el D.F.?

Hoy tiene ante sí, la elección que requiere mayor reflexión en su carrera. No sería bueno escuchar consejos, sino razonar por sí sólo la mejor opción. Agotar la introspección. Al fin y al cabo, a Javier no le gusta especular sobre el futuro, pero nadie mejor que él sabe en verdad lo que puede hacer, ¿hasta dónde puede llegar?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas