Desesperados por su salvador

Después de dos meses de la desvinculación de Hugo Sánchez al frente del Tricolor, sigo pensando que el haber "roto" con el Pentapichichi, no era la mejor opción.

Después de dos meses de la desvinculación de Hugo Sánchez al frente del Tricolor, sigo pensando que el haber "roto" con el Pentapichichi, no era la mejor opción.

No soy un defensor del ex técnico de Pumas y Necaxa, ni tampoco estoy en contra de Chucho Ramirez como entrenador interino (incluso me gustaría que se quedara), sólo que para no variar, la gente de pantalón largo demostró estar muy por debajo del nivel deportivo de nuestros futbolistas.

La determinación tomada ese 31 de marzo (hay quien asegura que fue desde antes), fue visceral, caliente y sin ninguna salida inmediata (como requeriría romper con un proceso técnico en una Selección Nacional que intenta participar y brillar en una Copa del Mundo).

Durante 50 días hemos escuchado un absurdo menú de candidatos para hacerse cargo del Tricolor con miras a Sudáfrica 2010. Pero a 3 semanas de que se juegue su permanencia en la Eliminatoria Mundialista frente a Belice, la Selección Mexicana sigue sin saber absolutamente nada sobre su futuro (una vez más la improvisación y la incertidumbre regresan al trabajo "a medias" del equipo de todos).

Versiones periodísticas, rumores y chismes, antes de resolver con decisiones atinadas que ayuden verdaderamente a un inexistente "Plan B".

Los brillantes dirigentes aztecas, no pudieron adelantar la finalización del torneo local, por lo que Jesús Ramirez sólo tendrá algunas horas de trabajo (de los seleccionados que participen en los dos equipos finalistas) para trabajar previo a los enfrentamientos con  Argentina y Perú, y a sólo dos semanas de "matar o morir" ante los beliceños.

Y no me digan que Belice no es ninguna potencia para preocupar, porque entonces volverán a caer (desde arriba) en ese tono de desdén que ha provocado las negativas sorpresas al equipo nacional cuando se enfrenta a un supuesto rival inferior (muy propio de la zona de CONCACAF). Sin excusas, el proceso se rompió y ahora se encuentra sin un futuro programado.

Los dueños del balón presumen gran determinación al haberse quitado de encima a Hugo (Sánchez), y en cambio ahora le suplican a cualquier estratega europeo que no hable bien español, para que les haga el favorcito (con su respectivo chequesote de millones de dolares).

Esuchar a Marcello Lippi aceptar que se negó a la propuesta del Tricolor (por no decir que se mofó de lo incoherente del tema). O a Javier Aguirre desechar su posible retorno para mantenerse al frente de los Colchoneros, deja más devaluado al equipo nacional mexicano. Si los billetes convencen a "Felipao" o a Sven Goran Eriksson, entonces se completaría el surrealismo de estos personajes que manejan al balompié azteca.

Yo no sé en qué se basarán para pensar que un apellido dificil de pronunciar, provocará mayor prestigio a nuestro representativo.

Yo no sé si alguien les ha platicado que nuestros vecinos del norte (Estados Unidos) dirigidos por un técnico surgido de la MLS (Bob Bradley) y quien también pasó por la etapa de interino (claro que 18 meses atrás, cuando si había tiempo para probar) enfrentará en menos de diez dias a tres equipos de élite internacional que el Tricolor en todo su roto proceso no ha hecho (28 de mayo ante Inglaterra, 4 de junio ante España y el 8 de junio frente a Argentina).

Hoy ni los técnicos de nivel, ni tampoco las escuadras importantes, le hacen caso a los dirigentes mexicanos.

Qué rayos hacen en Europa nuestros federativos "rogando" a entrenadores que desconocen hasta en donde se encuentra La Comarca Lagunera o la Huasateca Potosina (como para ir a buscar a sus jugadores) y ni qué decir de sus estilos, sueños, complejos o fortalezas

Qué pena que después de más de 100 años de trabajar de forma organizada, en nuestro pais no existan cabezas que conozcan las premisas más básicas de un deporte como el futbol (relacionado más con las emociones, con la empatía que con el status que algunos intentan encontrar).

Quizá la embriagante capacidad como orador de César Luis Menotti, revolucionó la mentalidad de alguno de ellos hace casi 20 años (porque en cuestión de logros futbolisticos nunca se pudieron cuantificar).

Es probable que la nostalgia de lo no vivido por el éxito que no se consolido con Leo Beenhakker al frente del popular equipo de Coapa a mediados de los años noventa siga haciendo pensar a estos "Trajeados" de la Colonia Roma, que el "Gran Quetzalcóatl" está por llegar para su salvación.

A mí me da pena pensar así. Me da coraje que Chucho Ramirez, Mario Carrillo, Enrique Meza, Raúl Arias, Manuel Lapuente, Daniel Guzmán, Efraín Flores, Luis Fernando Tena o el que a ustedes se les ocurra, sean menospreciados de esta manera y el balompié nacional no pueda mantener una organización medianamente planeada en su equipo respresentativo.

¿O alguién recuerda algún ejemplo de una Selección que haya dado el gran paso por la contratación de un Director Técnico de renombre? ¿Algún entrenador extranjero ha cambiado el rumbo de algún equipo nacional en los últimos 50 años como para ser buscado por todo el mundo como su único salvador?Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas