Los que mejor andan

Es común escuchar a algunos directores técnicos explicar que en sus alineaciones juegan los que "mejor andan". Sin duda el futbol es de momentos (además de la calidad y caracteristicas...

Es común escuchar a algunos directores técnicos explicar que en sus alineaciones juegan los que "mejor andan". Sin duda el futbol es de momentos (además de la calidad y caracteristicas particulares, los futbolistas presentan en sus actuaciones rachas positivas y negativas).

Siguiendo ese criterio, no debería haber vuelta de hoja: Omar Arellano tendría que recibir la oportunidad para luchar por un puesto que colabore al éxito en el Tricolor (por lo pronto en esta necesidad de goles y resultados inmediatos).

Claro que cuando hablamos de la Selección Nacional, suelen haber otros factores que ayudan o perjudican a un jugador para "dar el ancho".

Un problema claro de nuestro balompié sigue siendo la falta de gol. Hoy ninguno de los delanteros que México presume en Europa viven un buen momento. Ni Giovani ni Vela son titulares en sus equipos. El “Guille” Franco no termina por cuajar en el Villarreal. Nery está borrado y Omar Bravo apenas coquetea con la camiseta del Deportivo, sin presentar ningún enamoramiento a la vista.

En el torneo local (para no variar) sólo aparece un nacional entre los primeros diez goleadores (Carlos Ochoa entremezclado con extranjeros contundentes).

Nadie se atrevería a negar la emoción que provoca hoy Omar Arellano. Un delantero que parece tener todo a su favor (juventud, rapidez, movilidad, personalidad, regate y gol).

La "Pinita" brota en medio de una crisis añeja de hombres contundentes en el ataque (corroborado además con las brillantes actuaciones en el Monumental de Núñez y en el Estadio Azteca para las dos victorias que tienen a las Chivas con el pecho erguido esta semana).

Por sus actuaciones, Arellano, destaca como el mejor delantero mexicano en las últimas horas (estoy consciente en que impacta antes de contar con una trayectoria). Es el ariete precoz al que nos tiene acostumbrado el destino (tampoco Luis Hernandez contaba con cartel antes de llamar la atención en la Copa America del 97). De él y su conexto dependerá la preoyectable aportación a nuestra baraja.

Ya tuvo su debut con la Selección, jugando apenas 20 minutos en la decepaionante derrota en Jamaica y a mi se me antoja verlo de nuevo con la camiseta verde.

Se avecina el partido más importante en el camino rumbo al Mundial. La visita a Honduras require de hombres que sepan lo que hacen, que suden hasta el ultimo instante y que tengan la mentalidad para que su esfuerzo no sea en vano.

El insignifiante tiempo de Eriksson para su "curso express" no ayuda en mucho (y lo sabiamos desde el inicio) para sacar al "buey de la barranca". El técnico sueco sabe perfectamente su negocio (aunque sigue sin conocer bien su entorno) y de la forma en la que trabaje con sus equipos nadie le podrá enseñar, aunque salta a la vista que si require de una pieza que le cambia la cara con algo más novedoso, hablariamos de un tipo como este novel atacante chiva.

No Adelanto vísperas, ni estoy queriendo hacer figura antes de tiempo a Omar Arellano. Le falta un mundo de vivencias y de hazañas para ser considerado un hombre importante de nuestro futbol, pero sin duda hoy, destaca como el que mejor vive en el ataque de los nuestros.

Quizá el juego de preparación ante Ecuador del 12 de noviembre resulte un parámetro para verlo desenvolverse más tiempo vestido de verde y demostrando que puede convertirse en el delantero que hemos esperado. Y sino, sinceramente no veo a otro que se asome. Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas