Es nuestro estilo

Cada final de torneo escuchamos decir lo mismo, "En nuestro futbol cualquiera califica". "Nuestro campeonato premia la mediocridad". Y a pesar de no significar un modelo a seguir, yo no sería tan...

Cada final de torneo escuchamos decir lo mismo, "En nuestro futbol cualquiera califica". "Nuestro campeonato premia la mediocridad". Y a pesar de no significar un modelo a seguir, yo no sería tan duro para catalogar a esta liga.Es totalmente cierto que al arrancar un nuevo torneo, la urgencia de resultados suele ser vista con menor apremio que en otras instancias, aún cuando las victorias valen los mismos tres puntos en la primera que en la última fecha, pero también es real que esa inseguridad por saber lo que pasará al final, es parte de la escencia de este deporte.Los sistemas de competencia conceden oportunidad para recuperar terreno si es que hay una mala racha. Y eso sucede en todo el mundo y en cualquier liga profesional (por eso hay un inicio, un desarrollo y un final de cada torneo regular).Al fin y al cabo, así estamos acostumbrados. No nos estructuramos para premiar la regularidad (sino el Campeón saldría del que mayor puntaje mostrara en la Tabla General).Nos emociona esperar sorpresas al final. Y yo no lo veo mal, al contrario, porque dentro de los principios que persigue cualquier deporte está el de divertir y emocionar a la tribuna (esperar que suceda lo impensado).El Santos fue un caso extraño al coronarse en el Clausura anterior (después de haber sido el más regular en las 17 jornadas), pero yo les preguntaría cuantos de ustedes estarían conformes de ver siempre salir Campeón al equipo más regular?Raúl Arias fue el técnico más constante en el  Necaxa y ha mantenido ese estilo en el San Luis, sin embargo la gente sigue sin reconocerlo abiertamente. Hoy muy pocos apostarían por los Gladiadores para salir campeones aunque siguen siendo el primer lugar.O ustedes no creen que aunque han tenido el peor año de su historia (2008), no habría  millones de aficionados alegres se de ver coronarse en un "milagro" a las desubicadas Águilas del América?O acaso no se imaginan que de conseguir 2 victorias consecutivas, los muchos cruzazulinos no olvidarían el irregular torneo que han sufrido (y que al fin y al cabo no ha sido menos aburrido que en la corta era de Markarián con la única diferencia de la final disputada)?Quién seguiría cuestionando al "Tuca" si estos Pumas se meten a la Fiesta Grande y hacen rugir a C.U.?Seguirían alabando a Luis Fernando Tena y al peruano Mendoza si es que los Monarcas resbalan en las últimas dos jornadas y quedan fuera? O les seguirían cuestionando por los fracasos de temporadas anteriores?Y si los Rayados son campeones se olvidarían todas las barbaridades de La Volpe?O si los Tigres festejan volveríamos a reconocer a Manolo Lapuente como el entrenador contundente que es? La Liguilla define todo, y aunque algunos busquen parecer muy duros en sus criticas, yo no lapidaría tan exigente al sistema de competencia que vive desde hace 3 décadas nuestro balompié. Al fin y al cabo, doblega la emoción. Al fin y al cabo, hace esperar que en esas 3 semanas de finales sucedan las más grandes hazañas que permanecen en nuestra memor.Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas