Que no se confunda Sven

El apremiante tiempo con el que llegó a la Dirección Técnica del Tricolor, sin el conocimiento verdadero del estilo y entorno de nuestro balompié, ya convertía su contratación en arriesgada, sin...

El apremiante tiempo con el que llegó a la Dirección Técnica del Tricolor, sin el conocimiento verdadero del estilo y entorno de nuestro balompié, ya convertía su contratación en arriesgada, sin embargo la prestancia mostrada por el estratega europeo dejó desde el inicio un buen sabor de boca.

Durante sus primeros tres meses en México, decidió bien al no hablar mucho con la prensa (en parte esperando empaparse con el idioma y en parte empapándose con el equipo y contexto del nuevo país que representa). Ahora es diferente y decide hablar más, aunque no me parece que de manera correcta.

Sven-Göran Eriksson intentó explicar porqué había percibido miedo en las visitas a Jamaica y Canadá. Sorprendido por las dos caras presentadas por el Tri, una de local y otra de visitante, y demostrando desconocer aún el comportamiento del representativo mexicano en este tipo de competencias (creo que no eran necesarias tantas y tan rebuscadas explicaciones).

Por otra parte, después de 90 diás de no hablar mucho (para evitar errores) y de no referirse a ningún caso en particular, cuestionó aventuradamente las declaraciones hechas hace 15 días por Cuauhtémoc Blanco.

Y lo digo con conocimiento de causa, porque yo fui quien recogió la tan comentada respuesta del delantero del Chicago Fire. Ojo, que Cuauhtémoc no habló con todos los medios de México para que le publicaran esa declaración hace dos semanas como piensa el Director Técnico Nacional, sino que la reproducción de las respuestas que me dió en esa entrevista, fueron multiplicadas en casi todos lados, que no es lo mismo. Por eso pienso que Eriksson se está equivocando.

Cuauhtémoc nunca pidió volver a ser llamado a la Selección Nacional. Nunca declaró estar arrepentido por su decisión de ya no portar la camiseta verde o de no ser tomado en cuenta. Lo que hizo fue responder a mi pregunta sobre una hipotética llamada del seleccionador azteca (si es que en algún momento le pidieran volver al Tricolor para la apretada visita a Honduras).

Cuauhtémoc me aseguró en esa entrevista que si eso llegara a ocurrir, entonces él estaría dispuesto a jugar ese partido e intentar aportar lo que pudiera, pero de lo contrario (sino le pidieran volver) él apoyaría igual desde Chicago a la Selección Mexicana para pasar a la siguiente ronda, porque al fin y al cabo, él mismo había ya tomado la decisión de retirarse. 

Eriksson no lo entendió así y en cambio cuestionó equivocadamente a Cuauhtémoc, asegurando que debería haberlo llamado por teléfono si quisiera regresar al Tricolor. En realidad, Eriksson o cualquiera de los muchos que lo rodean, pudieron haber averiguado la verdadera versión al escuchar la entrevista original o mejor aún preguntándole directamente al delantero mexicano antes de entrar en ese juego de "teléfono descompuesto" con la prensa.

Yo sinceramente creo que Sven-Göran Eriksson, debería centrar su pensamiento y tiempo en preparar a fondo al equipo mexicano. Ver cuales son los elementos que necesita para salir con respiro de esta fase eliminatoria y no declarar adelantadamente que México estará calificado al próximo Mundial (falta mucho camino por recorrer y lo mostrado hasta ahora no nos hace pensar que este equipo viva mejor momento que en procesos anteriores).

Creo que sería de mayor beneficio que el entrenador nacional adoptara la primera posición mostrada y hablara sólo en el trabajo con sus dirigidos (que sigue siendo muy escaso). Honduras llegará a este encuentro con media docena de entrenamientos (divididos en dos microciclos durante los últimos 15 días) y el lado Tricolor no se ve más colorido que el de la Bicolor (de Honduras).

Yo le deseo suerte a México y espero que el entrenador de nuestro máximo representativo futbolero encuentre la llave para hacer funcionar al equipo que visitará territorio catracho, mostrando de nueva cuenta el inicial estilo ecuánime, inteligente y profesional.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas