Los fuera de lugar

Ya sé que hoy sucede cualquier cosa en el futbol. Ya sé que este deporte no tiene lógica y que por ello resulta el más emotivo. No pretendo hacer dramas, simplemente un ejercicio de lo que vi en...

Ya sé que hoy sucede cualquier cosa en el futbol. Ya sé que este deporte no tiene lógica y que por ello resulta el más emotivo. No pretendo hacer dramas, simplemente un ejercicio de lo que vi en los últimos días en nuestro balompié y que en otro momento hubiera parecido fuera de lugar.

En los Cuartos de Final, de atrás para adelante:

El de "sangre azul" y el "nacido en CU" iniciando con la pasión tempranera entre Pumas y Cruz Azul, pero al revés. El "Niño" convirtiendo y festejando en los primeros minutos ante el equipo que lo vio nacer y que lo lanzó al estrellato (en el que vivió sus mejores años). Palencia 1, Cruz Azul 0.

La respuesta vino con el que se fue de CU siendo casi un niño pero, que igual sigue sintiendo mariposas en el estomago al oir rugir al Puma del Estadio Olímpico. Torrado 1, Palencia 1.

En la cancha, el famoso Capitán Joaquín Beltrán (como lo conocían y reconocían en la UNAM, en donde además de jugar como símbolo, estudió 6 semestres de Ingeniería Química) defendiendo la camiseta celeste de La Máquina.

El "Hecho en CU", Jaime Lozano, intentando a toda costa abrir el juego para batir a su viejo conocido Sergio Bernal. El "Jimmy", quien durante años recordaba con el pecho erguido la proeza que le dio fama como debutante (ser el verdugo del Cruz Azul en la Liguilla del Invierno del 98, defendiendo a sus muy amados Pumas) y que ahora tiraba para el lado contrario, aunque eso sólo resulta hoy una anécdota.

El recambio a la espera, Juan Carlos Cacho (quien alguna vez fuera considerado el relevo generacional de delanteros como Palencia y Hermosillo en La Noria) buscando sacar al Puma de la barranca. Una mezcolanza entre felinos y Cementeros que hacía más divertido el ya de por si movido encuentro del domingo por la noche.

¿Y qué me dicen de los americanistas que sacian parte de su frustración al emocionarse con Cuauhtémoc en la Fiesta Grande?

Ver al último símbolo americanista enfundado en la casaca del Santos en estos momentos en los que las Águilas no dan una, para muchos resulta fuera de lugar. Y es que nadie hubiera imaginado hace 15 días que la estrella de la MLS se convirtiera hoy en el ingrediente de esta Liguilla mexicana. Sobre todo cuando los aficionados de Coapa añoran al Tlatoani, ya que desde su salida, sus queridas Águilas dan tumbos en el torneo local (sin calificar a las finales en 3 campeonatos seguidos). Cuau, participó en los 3 momentos de peligro que provocaron los de La Comarca, convirtiendo además el penal que puso más nervioso al Alfonso Lastras.

¿Y se imaginan como jugará Gabriel Pereyra la Semifinal ante el Cruz Azul? Un volante que fue tentado por La Máquina para dejar al River Plate y probar suerte en el balompié mexicano, pero quien encontró como último chance –casi de consolidación- cabida en el Atlante (con el que ya fue Campeón). Les aseguro que el "Místico Pereyra" se volverá a crecer ante La Máquina.

Jugadores que nacen o se hacen en equipos a los que terminan por enfrentar y muchas veces por vencer en las últimas instancias. Cosas cada vez más comunes en el futbol y que no espantan a nadie, aunque saltan a los orígenes y afinidades iniciales de cada futbolista.

Por ejemplo, dentro de los rumores para el próximo Clausura, qué me dicen de Aarón Galindo y su posible fichaje con el América? Un jugador formado y debutado con los Celestes (por ende anti-águila de cuna) y quien ahora es buscado hasta la súplica por los de Coapa (que duro golpe para la pomposa y avejentada escuela americanista al verse obligada a traer a un defensor hecho en La Noria, porque los que producen en casa no les sirven).

Galindo que con esto, oficializaría su completo perdón después del destierro por el confuso caso del dopaje en la Copa Confederaciones 2005, con el pobre de Evaristo incluido (el ayudante del gimnasio involucrado y encontrado culpable  por el suministro de las sustancias prohibidas a él y a Salvador Carmona).

¿Será que al eximir a Galindo, se le abrirán las puertas del perdón a otros congelados?

Por que yo me pongo a pensar en Carlos de los Cobos (hecho a un lado por nuestros dirigentes luego de ponerse al tú por tú con el América cobrando un adeudo vencido de su última etapa con los emplumados). A lo mejor con tantas frustraciones de los entrenadores en El Nido (con uno que otro que se vende al mejor postor) le podrían ofrecer en un mediano plazo a De los Cobos regresar a trabajar con el América, o con algún otro club mexicano.

Quizá eso ya sería demasiado fuera de lugar, y lo más apropiado resultará por ahora dejarlo continuar su excelente labor haciendo soñar a la afición salvadoreña con un nuevo reto mundialista.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas