La palabra mágica

¿De qué sirven tantos cambios, tanto dinero invertido y muchas veces desperdiciado, sino se respeta un proyecto firme en los equipos de nuestro futbol?

¿De qué sirven tantos cambios, tanto dinero invertido y muchas veces desperdiciado, sino se respeta un proyecto firme en los equipos de nuestro futbol? En tiempo de preparación, de contrataciones y armado de los clubes rumbo al nuevo año futbolero, vuelve a surgir la pregunta de siempre: ¿Cuándo se respetarán los procesos en México? Jugadores van y vienen de un torneo a otro, aunque son más los fracasos destacados que los éxitos aclamados. Es cierto que el futbol es de momentos, pero yo me pregunto: ¿quién puede sobresalir sin el tiempo suficiente para trabajar? (y conste que no hablo de tranquilidad, porque en el futbol de hoy cada vez existe menos serenidad). Fernando Ortiz y Edgar Castillo no duraron en un América que cada vez más desecha más rápido. Beausejour está listo para partir sin haberse siquiera acomodado (aunque es figura de la Selección sublíder en la Eliminatoria Sudamericana). Chitiva no pintó (y antes Vuoso, Alfredo Moreno y quince más pasaron sin pena ni gloria). Eso sí, ya abren la cartera para contratar a más "refuerzos" en el Draft de Cancún. Fueron 20 millones de dólares la temporada anterior tirados a la basura cuando estaba el "Pelado", y nadie se atrevería a garantizar que Chucho Ramírez termine el siguiente campeonato en el Nido. ¿Por qué el Pachuca adquirió protagonismo en tan sólo 10 años? ¿Por qué Raúl Arias fue confiable antes del bomberazo para tratar de salvar a los hundidos Rayos? ¿Por qué el "Tuca" es tan respetado como entrenador? ¿Por qué La Volpe se hizo héroe en el Atlas de su primera etapa? o ¿Por qué después de 4 años la balanza le sonrió al entregar resultados (y no sólo victorias) dirigiendo al Tricolor? ¿Por qué Cardozo se convirtió en histórico del Toluca? o ¿Aguinaga en símbolo exitoso del Necaxa? Y en contraparte añadiría: ¿Por qué las Águilas siguen sufriendo? ¿Por qué el Cruz Azul ha perdido identidad? ¿Por qué los Tigres no se salen de la quema del descenso? O ¿Por qué a la Selección Mexicana le cuesta encontrar la brújula? Yo no conozco una sola empresa exitosa en el mundo que cambie cada cinco meses de contador, Gerente o Director General. No entiendo un éxito sin trabajo y sin identidad. ¿Se imaginan un "pacto de caballeros" en el que los equipos se comprometieran a no cambiar de técnico en dos años? o ¿Que los jugadores pudieran ser transferidos sólo después de haber sumado 2 mil minutos de juego? ¿Se imaginan que hubiera más tela de donde cortar, elementos más sólidos de juicio? Porque si de probar se trata, ¿Qué les parecería gastar menos, debutar y consolidar a más jóvenes con la misma filosofía desde la banca? Una palabra que podría hacer magia, con el simple hecho de intentarla: Continuidad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas