Los 6 de oro

Vamos haciendo cuentas serias. Sin triunfalismos típicos, ni pesimismos cada vez más comúnes. No seamos bipolares en este análisis, porque la crisis del mes pasado era tan real como...

Vamos haciendo cuentas serias. Sin triunfalismos típicos, ni pesimismos cada vez más comúnes. No seamos bipolares en este análisis, porque la crisis del mes pasado era tan real (y sigue siendo en lo comprometido de la Eliminatoria) como las buenas noticias de la actualidad. Tratemos de darle su justo peso a lo ocurrido. Sí, la Copa Oro es un gran logro. Y aunque México ya la había ganado en otras ocasiones, la herida por los últimos traspiés resonaba como fuertes fracasos que asfixiaban (con La Volpe en el 2005 y Hugo Sánchez en el 2007). Además, la forma en la que se consiguió ante el rival atravesado, resultó un bálsamo que nos tiene aún en reposo. Pero al igual que la Copa, yo festejo quizá con más fuerza la recuperación de los 6 elementos que servirán a Javier Aguirre de base para nuestra Selección. Yo no sé por qué, pero el 6 es un número que suele traer anécdotas en esto del futbol: Seis fueron los cruzazulinos en los que el "Vasco" confió durante sus primeros días como entrenador nacional hace 8 años para vencer a los estadounidenses con el gol de Borgetti (quien por cierto no era parte de esos 6 azules), y ahora 6 han sido los jugadores que dejaron tranquilo al seno tricolor, en momentos de verdadera tensión:

-Guillermo Ochoa, demostró condiciones de sobra y compañerismo fiel para pelear la titularidad en el arco -Magallón, hizo ver que la recuperación es completa y que puede con el paquete de la defensa -Giovani y Vela jugaron su mejor nivel con la casaca mayor (por fin ya no les quedó grande) -Sabah, levantó la mano como goleador en un torneo oficial y... -El Guille demostró que su condición de naturalizado no le afectó ni para bien ni para mal (el tiempo que estuvo sobre la cancha demostró determinación y carácter de verdadero seleccionado nacional).

A Torrado ya lo tenía muy probado y los casos del "Gringo", Juárez e Israel Castro dejaron un buen sabor de boca. Sí, México ganó a una base sólida para la Eliminatoria. Ese experimento de Aguirre le funcionó (yo adelanté en su primera convocatoria que no descansaría hasta encontrar a nuevos jugadores con verdadera hambre de triunfo y carácter suficiente para formar su equipo). Otra vez 6 fueron el mejor trofeo. Y fíjense, tan anecdótico puede resultar el número 6, que los invito a repasar lo sucedido el pasado sábado en la cancha del Estadio Jalisco: Jugándose la primera fecha del Apertura y enfrentándose las dos principales canteras de nuestro balompié en los últimos años, Zorros y Pumas, los dos clubes que tanto presumen en su trabajo con las Fuerzas Básicas y por la oportunidad profesional que brindan a sus jóvenes, ambos equipos sólo alinearon a 6 nacidos en sus canteras (los demás fueron refuerzos, extranjeros, o traídos de otros clubes); Pumas, con Bernal, Espinoza, Palacios, Velarde, Chiapas y Cabrera. Mientras que el Atlas, inició con Vidrio, Chávez, Pacheco, Ayala, Méndez y Osorno (estos dos últimos veteranos recién repatriados, aunque igual rojinegros de cuna). Anécdota simple que no deja de ser eso, aunque se relaciona con lo que les quiero decir en torno a lo obtenido por nuestra Selección. Ya se verán con otra cara mañana, cuando entreguen la lista para el 12 de agosto y se puedan ir imaginando a estos 6 combinándose, entrenando y trabajando llenos de confianza y seguridad con los principales que deberán seguir peleando un lugar en la cabeza del técnico (Salcido, Osorio, Pável, Cuauhtémoc, Guardado y compañía). El "Vasco" fue claro al destacar que al final lo que marca el rumbo son los resultados. Y hoy, este título y los 5 goles de la Final, hacen emerger a los 6 que seguro sudarán la camiseta como base del Tricolor en busca de la salvación rumbo a Sudáfrica.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas