El gol que alimenta

Alguna vez ya en estas colaboraciones de Medio Tiempo, recordé lo que me dijo Jefferson Pérez, justo después de conseguir su segunda presea olímpica en Marcha, en Beijing 2008.

Alguna vez ya en estas colaboraciones de Medio Tiempo, recordé lo que me dijo Jefferson Pérez, justo después de conseguir su segunda presea olímpica en Marcha, en Beijing 2008. El ídolo deportivo ecuatoriano (medallista en Atlanta 96 y Beijing 2008), fue enfático conmigo: "Una Medalla de Oro o de Plata no valen nada por sí solas, lo importante es saber qué hacer con ella, de qué servirá y a quién le servirá". Este pensamiento me gustó tanto, que sin ser tan drástico, intento siempre relacionarlo con un éxito deportivo (y no quiero ser tan drástico, porque de por sí el sólo hecho de conseguir un triunfo sobre cualquier cancha, puede provocar la inmensa alegría de muchos, lo que ya lo convierte en suficientemente trascendental). En los próximos diez días se definirá el futuro de nuestra Selección en el futbol. Si bien pareciera que lo más difícil ha pasado (enfrentar a Estados Unidos y visitar a Costa Rica) yo sigo creyendo que sólo la concentración, trabajo y humildad meterán a México en el Mundial (mantener la electricidad que prendió a este equipo desde que regresó el "Vasco" al timón). Lo anhelado es hacer goles, ganar los dos partidos que restan y después festejar el boleto a Sudáfrica, aunque lo que hoy más hace sonreír, es la labor fuera del terreno de juego del que creo seguirá siendo Capitán del Tricolor. Lo que vimos ayer en territorio jaliciense, presenta al Rafael Márquez con el sincero compromiso social, que aprovecha la posición que ha ganado como futbolista para beneficiar a alguien más (el dinero y la fama al servicio de la comunidad). Los centros de alimentación y ayuda para niños en extrema pobreza, resultan un proyecto ambicioso y certero (encausa los medios para colaborar con un grupo de nuestra enorme población sin recursos). Y es que además de armar un proyecto que redunde en un final feliz, me sorprende la determinación de este zamorano para involucrar a la Directiva de su club (el equipo de moda en el mundo futbolero) al grado de hacer viajar al Presidente blaugrana hasta México para desembolsar una cifra económica tan considerable: alrededor de 7 millones de pesos (300 mil euros) para meter este gol. Sé que la Fundación del Barça ya existe (e incluso de Tonalá viajarán a Sudamérica para apoyar otros proyectos) pero no es un dato menor el que Rafa triunfe en España como jugador y convenza a los españoles a ayudar en nuestro país (bien podría Rafa haber participado en alguna labor de ayuda en Europa, sin involucrarlos con su gente mexicana, que él sabe mucho necesitan). Estos comedores de la Fundación Rafael Márquez, hacen ver que el defensa del Barcelona, quiere ayudar y sabe por cómo hacerlo: Me diría hace unos días un exitoso y reflexivo amigo argentino: "La moral es una señora que llega sólo después de que ya desayunaste". Rafa Márquez, merece todo mis respeto, por sacarle un mejor jugo a su merecido reconocimiento deportivo, ojalá lo haga crecer, así como su prestigio internacional dentro del futbol. PD. Para algunos despistados que piensan que esto lo hace Márquez para fortalecer su imagen o evadir impuestos, yo solo esperaría que cada uno de ellos pudieran algún día ayudar a alguien que lo necesite.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas