Lo que mal empieza...

Cada año inicia con los mismos propósitos, aunque al momento decisivo, los obstáculos puedan hacer claudicar.

Cada año inicia con los mismos propósitos, aunque al momento decisivo, los obstáculos puedan hacer claudicar. Enero siempre es igual. Todos presumimos fresca la lista de "asuntos por mejorar" (casi siempre son iguales). Y en el futbol, no cambia mucho la historia. El Interliga es el ejemplo perfecto de cómo se puede iniciar la búsqueda por un objetivo sin idea y poca preparación. Los equipos llegan a media Pretemporada y muchas veces sin concretar los refuerzos esperados, por lo que su futbol es nulo, aunque las "ganas sean muchas". Ustedes se han puesto a pensar ¿cuántos equipos mexicanos pueden verdaderamente trascender en la Copa Libertadores? Si lo vemos a la "mexicana" yo diría que sólo tres o cuatro. Los de más alto presupuesto. Los que cuentan con 20 ó 25 jugadores de alto nivel. En pocas palabras, los llamados grandes. Si lo vieramos a la "sudamericana", yo incluiría a todos, aunque las circunstancias terminen por echarlo a perder. Deportivamente, la Libertadores no es de otra galaxia. En México todos los clubes podrían darse un "quien vive" con cualquiera del Cono Sur. Visitas recíprocas, con el público bien metido y los jugadores y dirigentes totalmente mentalizado para afrontar con sus mejores armas cada partido. Claro, que eso implicaría renunciar al torneo local (como muchas veces hacen en Sudamérica) y algo que nuestro país no pasará . Normalmente los clubes que tienen acceso a la Libertadores, inician con el ánimo de ver hasta dónde llegan, o mejor dicho en qué torneo quedarán fuera primero. Una vez que han sido formalmente eliminados (que con las bondades de nuestro torneo local es casi siempre hasta la fecha 17 o de plano en la Liguilla) entonces se decantan por el otro (y terminan por no dar el ancho en ninguno). Por ejemplo, el Puebla inició goleando este Interliga, pero ¿qué creen ustedes que les importe más a los del 'Chelís', arriesgar en la Libertadores o no perderle el paso a Estudiantes, Jaguares y Tigres (quienes por cierto también disputan este torneito eliminatorio) para no descender en el mes de mayo a la Primera 'A'? Cada año inicia igual y los equipos terminan por quedarse a la orilla, por lo que yo me pregunto entonces:   ¿De qué sirve que México presuma de experiencia en este tipo de campeonatos continentales si al final, de tan poco vale? ¿Tiene algún sentido la organización de nuestro futbol mexicano? ¿Qué tan coherente resulta la búsqueda de los participantes por alcanzar sus objetivos? (los grandes concentrándose en ser campeones y los chicos en no descender) ¿Qué equipo mexicano busca verdaderamente ser campeón en la Copa Libertadores y qué equipo sólo sigue como un galgo la liebre que le ponen en frente?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas