18 meses sin intereses

Hicieron lo más difícil, ganar y brillar cuando todos lo esperan es algo que siempre se nos ha complicado. Asumieron la condición de favoritos y demostraron en la cancha lo que todos creíamos saber.

Hicieron lo más difícil, ganar y brillar cuando todos lo esperan es algo que siempre se nos ha complicado. Asumieron la condición de favoritos y demostraron en la cancha lo que todos creíamos saber. El Tricolor Sub -23 pasó la prueba con altas calificaciones. México regresa a los Juegos Olímpicos y puede soñar con una medalla en Londres (yo quisiera que los que lo dudan me justificaran sus argumentos, por que si debemos renunciar a lo que nunca hemos logrado entonces no encuentro la razón para seguir compitiendo). México jugó por encima de todos sus rivales en el torneo que finalizó anoche. Por primera vez no fue de menos a más, ni se desinfló en el momento importante. No minimizó ni se pasó de confianza. Arrancó en la cúspide y así jugó hasta el último minuto de tiempo extra frente a Honduras. Yo tenía mis dudas antes de arrancar el octagonal porque no veía un funcionamiento como el que al final se mostró. Luis Fernando Tena se acordó que en esto existen revanchas, el “Flaco” hizo ver su experiencia y las figuras en la cancha aprovecharon su oportunidad (jugando casi todos al más alto nivel). Ahora deberán pensar muy bien en los 3 refuerzos porque desde hoy yo sí los veo con las armas necesarias para contender rumbo a la semifinales en Londres 2012. Una vez más la formula más lógica da buenos resultados aunque sea la más difícil de ejecutar. Trabajo, planeación y tiempo. Este equipo que inició su andar el año pasado tuvo chance hasta para “regarla”. Además de la calidad de sus jugadores y de la comunicación con el Cuerpo Técnico, se levantaron del traspié (con las indisciplinas y fracaso de la Copa América) para mantenerse fijos en el objetivo principal (el equipo rumbo a los Juegos Olímpicos). No recuerdo otro momento en el que a las selecciones nacionales se les deje trabajar como ahora. Decidiendo bien el cuerpo de entrenadores. Separando lo deportivo de lo económico, dándole su lugar al negocio pero con la independencia de trabajo y observación de sus ejecutantes. Destacar a una buena generación no basta, sino se rodea de un círculo virtuoso y creo que ahora se está consiguiendo. Vamos a llegar a los 18 meses de la elección de la cabeza tricolor y mejores resultados y camino andado serían casi imposibles de encontrar. José Manuel de la Torre ha diseñado, armado y trabajado con bases sólidas para encontrar el éxito. Sin tantas poses ni protagonismo exagerado ha liderado a un convoy de hombres comprometidos por el equipo del deporte más popular de nuestro país. El título obtenido de forma seria en la Copa Oro, además del tercer lugar mundial Sub- 20, el Campeonato Sub-17, la medalla de oro panamericano y este boletos sin discusión a Londres hablan por sí solos. Ahora habrá que mostrar la misma postura en la eliminatoria rumbo a Brasil 2014 y trabajar en las otras categorías para el “sprint” final. En México se han vivido 18 meses separando los intereses y levantándose de los tropezones, en el mejor lapso de organización y resultados de lo que yo he podido ser testigo. Pero aún falta mucho más.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas