Al maestro en su día

El primerizo ante el consolidado. Cualquiera de los dos merecería de sobre festejar este Campeonato.

El primerizo ante el consolidado. Cualquiera de los dos merecería de sobre festejar este Campeonato. La Final del Clausura en México nos presenta a dos técnicos de alto calibre. Son buenos estrategas, tácticamente se “defienden” pero sin duda su mejor virtud la resumen en el liderazgo. Esa capacidad para formar y hacer rendir a su grupo. Desde su época como jugador Benjamín Galindo fue apodado “maestro” porque, como él, yo sólo he visto a uno más armando el juego ofensivo de sus equipos en nuestra baraja nacional, Tomás Boy. Quizá ambos hubieran podido compartir el mismo sobrenombre (Jefe o Maestro) aunque creo que por las condiciones técnicas y el carácter de cada quien, así resultaron perfectos. Benjamín fue un maestro en la cancha y ahora lo intenta ser también desde la banca. El otro, aunque no recibe ese mismo mote, podría ser catalogado como tal (ya quisiera uno que otro de los que se adjudican la autoría de escuelas en nuestro balompié haber conseguido lo que el actual Director técnico del Monterrey). Víctor Manuel Vucetich es el mejor entrenador mexicano de la actualidad y sin aspavientos ni protagonismos continúa firme para dejar su nombre grabado en la historia de nuestro deporte. Uno ha ganado todas las finales que ha disputado -Vuce- y el otro ha perdido todas las que en una carrera de mucho menor tiempo ha dirigido -Benja-. Los dos son inteligentes, ecuánimes y moderados pero además ambos cuentan con la mayor ventaja de cualquier entrenador en el mundo: Saben que el futbol lo hacen los jugadores en la cancha. El respeto que Vucetich y Galindo muestran por sus dirigidos provoca esa armonía que se nota en el terreno de juego. Tanto Monterrey como Santos están plagados de estrellas y seguro que de los que disputen esta Final en jueves y domingo saldrán por lo menos 8 del “11 ideal en esta  temporada”.

A Benjamín ya le toca y a Víctor Manuel nadie le podría recriminar que levante una vez más la Copa. Insisto, antes de lo discursos gastados sobre las ganas de jugar bonito, estos dos hombres desde la banca agradecen el plantel con el que cuentan y saben que lo suyo está en la banca (no poca cosa). Porque antes que “marear” con dibujos tácticos y “rollos” muchas veces inaplicables en un partido, yo aplaudo a estos dos maestros sabedores de su papel y ávidos de lo que todos en el futbol mexicano seguimos esperando. Estilo propio y títulos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas