Nos está ganando la MLS

Los actos violentos que ocurrieron la noche del viernes en Zapopan deben ser el 'parteaguas' para cambiar las reglas.

Los actos violentos que ocurrieron la noche del viernes en Zapopan deben ser el “parteaguas” para cambiar las reglas, modificar la legislación y terminar de una vez por todas con la violencia en los estadios. Pasan los años, incluso los sexenios y todo sigue igual. En mi columna del 13 de Septiembre del 2006 titulada “Carta a Justino” lo destaqué como una de las prioridades de la nueva administración de la FEMEXFUT a la llegada del entonces nuevo presidente del órgano rector de nuestro balompié. Y aun así el tema no era nuevo (recuerdo en la etapa de Marcelo Ebrard como Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, en la década anterior ya se hablaba de la necesidad de combatir los actos de desorden excesivo en los escenarios futboleros, del D.F. –en aquel entonces-). Si no hay castigos severos difícilmente dejarán de actuar como vándalos los pseudoaficionados que se escudan en las masas cada jueves y domingo, y creo firmemente que ahí está uno de los factores por lo que hoy las entradas a nuestros estadios está muy por debajo de tiempos anteriores. Lo que pasó entre Tecos y Dorados es aún peor porque la violencia vino desde adentro, y estoy completamente de acuerdo en que las sanciones sean como nunca antes (deportivas y económicas). Tengo que hacer mención a lo que pasa en la MLS, porque está empezando a cosechar lo que se ha trabajado durante una década y media. El futbol profesional en los Estados Unidos ya atrae la atención del público y poco a poco de los medios de comunicación anglosajona. En este 2012 sólo las Chivas USA están por debajo del 70% de asistencia en su estadio. Todos los demás equipos oscilan entre el 75% y 100%. La gente llena los escenarios futboleros y están creando el nuevo ambiente deportivo en el país del “Tío Sam”. El promedio de todos los estadios y sus equipos es casi del 90% de atención de su público. Ventajas que está dando esta nueva generación. La afición de la MLS está resultando muy joven. En muchos de los casos son los niños los que están llevando a sus papás y entonces obligan por lógica a una convivencia con otros noveles espectadores. El ambiente es totalmente familiar y una visita al “fut” supone cinco horas de sano esparcimiento  (2 horas previas en los estacionamientos cocinando y conviviendo, 90 minutos del encuentro y una hora de remate con las hamburguesas que sobraron y los juegos que quedaron pendientes antes del inicio del partido). Sobra destacar que al infractor de un acto vandálico en Estados Unidos le va “como en feria”, pero enfocándonos específicamente en los escenarios futboleros por ejemplo, a un rijoso o motivador de cualquier riña, pelea o agresión en la tribuna le puede salir muy caro. Si el presunto agresor es detenido por los elementos de seguridad y consignado a las autoridades es casi un hecho que no duerma cómodamente en su hogar, además de abrirse expedientes que terminan en juicios de corte y esto además de la mancha social le termina saliendo en mucho billete. Además corre el claro riesgo de no volver a ser aceptado en ese escenario por ser considerado problemático para la seguridad comunitaria. En pocas palabras, duerme en el “bote”, inicia juicios en su contra, paga un dineral y no vuelve a ese estadio. Así de sencillo. No hace falta que sea la segunda, quinta o trigésimo novena agresión del implicado. La mano dura acaba con las malas intenciones. Hoy los equipos de la MLS están llenando sus estadios y a partir de esta temporada han aumentado exponencialmente la audiencia de los juegos de “soccer” en la televisión, gracias a que la cadena fuerte se interesó en este producto. En este 2012 por primera vez la cadena NBC transmite los partidos de la Liga y los ratings han incrementado en un 78% a los del año pasado cuando se veían por Fox Soccer Channel. Pareciera que la cifra es clara. En la cancha mejora el nivel, pero en la tribuna está destacando aún más, gracias a la oportunidad de la convivencia familiar en los Estados Unidos, y eso que la asistencia en los espectáculos deportivos “gallones” continúa siendo monstruosa (NFL, MLB, NBA, etc. Siguen promediando millones de espectadores cada temporada). Yo sé que en México también queremos pasarla bien y disfrutar con la familia y los amigos en un bonito domingo sin las poses de los grupitos de “animación” que parecen más un intento maleta de guerrilleros futboleros. Ojalá nos regresen a los mexicanos el estilo que siempre nos encantó vivir y disfrutar en los estadios. Ojalá que en la cancha los jugadores entiendan que son el ejemplo y que esas brutalidades como las del Estadio 3 de Marzo no se pueden concebir. Ojalá que las autoridades legislativas ya dejen en el congelador esas ganas de servir a los mexicanos para que modifiquen las nulas sanciones a los “hooligans” que acaban con la tranquilidad y belleza del mejor deporte del mundo.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas