oguzman

Prohibido no ser Campeón

Martes 14 de Mayo del 2013



Basta de pretextos, si quieren regresar a las glorias más que a los recuerdos tienen que ganar este Clausura MX.

Los cuatro Semifinalistas del futbol mexicano tienen razones de sobra para pelear por el Título (los 4 cuentan con gran calidad en su plantel y en la dirección técnica, llegan en el momento anímico ideal para buscar salir victorioso en la Liguilla, y además reciben el apoyo de miles de aficionados dentro y fuera del territorio nacional), pero está claro que ni Guerreros ni Rayados son los urgidos en este momento.

El Cruz Azul ya pasó los 15 años y el América va para 8 sin festejar una Liga. Dos de los equipos más populares en nuestro país tienen que terminar de una vez por todas con esas rachas tibias, mediocres y perdedoras.  En cualquier país del mundo los equipos que se dicen grandes están obligados a refrendar cada temporada esa categoría.

Reitero que el futbol se gana con goles, aunque para mí lo que más importa es el estilo. Pero en estos momentos tanto Águilas como Cementeros sólo pueden quedar tranquilos con el Título del futbol mexicano, lo demás, sería continuar irresponsablemente con los fracasos que lastiman la historia de estos dos clubes de máximo abolengo.

La semana anterior, me encontré con Emilio Butragueño, un ganador natural –y sobre todo un caballero deportivo-. Ejemplo “sine qua non” del triunfo gracias a la calidad sin tener que recurrir a las argucias o a la trampa. El “Buitre” ganó siempre porque él y sus compañeros fueron mejores que sus rivales. Pero hoy está consciente que su querido equipo vive otra realidad.

El Real Madrid fue considerado el mejor equipo del mundo en el Siglo XX, aunque en la última década y media, se ha quedado muy atrás. Antes podían dividir uno, dos o tres Campeonatos con cualquier otro club español pero nunca tan pobre como en los últimos años. Los números indican que el Cuadro “Merengue” sólo ha ganado 7 Títulos de Liga desde la década de los años noventa a la fecha. La crisis es más que clara y alarmante. El Barcelona les comió el mandado y aunque han buscado por todos lados una solución, el próximo mes buscarán atinarle en las elecciones para elegir a su nuevo Presidente y mesa directiva y con esto poner fin a la pesadilla de sus vitrinas (el Madrid pertenece a un consejo y no se maneja como cualquier otro equipo que pertenece a un solo millonario que pone y quita). Es evidente la urgencia por volver a armar un cuadro que regrese la gloria deportiva y todos los involucrados están dispuestos a trabajar inteligentemente o dejar su puesto para el que mejor lo haga.

Hoy, tantos torneítos que bombardean al aficionado, al directivo y al patrocinador y esas conexiones comerciales para ser transmitidos en cualquier parte y en cualquier día han popularizado Campeonatos que en otras épocas no eran prioridad, pero no se puede negar que lo que más debiera importar para cualquier equipo serio es obtener un Título de Liga.

A pesar de ello, en estos momentos equipos como el Monterrey (que por cierto me parece el más fuerte que pudiera alzarse con el Clausura MX) estará muy tranquilo sino gana en las próximas semanas porque busca prepararse para su tercera participación consecutiva en el Mundial de Clubes (con el prestigio y dinero a favor que todo esto representa). El Santos, tiene fresco que el año anterior se alzó con el título y en franca reestructuración con un entrenador extranjero que ha demostrado haber llegado a trabajar de manera seria, bien preparada y honesta a nuestro balompié como es Pedro Caixinha.

No hay vuelta de hoja, el Cruz Azul y el América no pueden fracasar otra vez, ni buscar pretextos. Ya deben muchas, demasiadas para seguir aguantando (aunque evidentemente los fieles aficionados siempre soportarán fracasos por el sentimiento que los une).

Ni el estilo vistoso que por momentos han mostrado las Águilas ni el envión anímico por haber ganado la nueva Copa MX para el Cruz Azul pueden distraer ni tomarse como prioridad. El tiempo se acabó y aunque nadie puede asegurar un Título, hoy el Cruz Azul y el América deben prometerlo a sus directivos, a sus seguidores y a ellos mismos, porque la Liga debe ser lo más importante.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios