Nuestro Balón de Oro

No es necesario reiterar que el Balón de Oro es un premio individual. Todos lo son, a excepción de la Copa de Campeón, que es la más importante porque se levanta en equipo.

No es necesario reiterar que el Balón de Oro es un premio individual. Todos lo son, a excepción de la Copa de Campeón, que es la más importante porque se levanta en equipo.

El futbol es, por definición, asociación. Por lo tanto ningún jugador juega para sí mismo, nadie gana ni pierde solo.

No ahondaré mucho en el resultado de las votaciones del reconocimiento al mejor jugador del planeta en el 2013, igual siempre resulta controvertido. Me limitaré a decir que para mí Lionel Messi continúa siendo el mejor aunque hoy no hubiera ganado rotundamente.

Franck Ribery lo merecía por lo que significó para su club ayudándole a ganar los títulos más importantes. Cristiano Ronaldo lo merece igual por el simple hecho de anotar 69 goles (hace un año los 91 de Messi fueron su principal argumento), al final esto se gana con goles y siempre terminan por hacer toda la diferencia.

Igual, cualquiera de los tres son tan buenos como constantes y eso los coloca en un nivel aparte. Messi lleva media década brillando en lo más alto. Cristiano empezó antes y no afloja ni un instante. Y Ribery destaca como la figura de esta devaluada época francesa, posterior a la era de los súper estrellas en los años ochenta con Platini, Tigana, Rocheteau, Giresse, Battiston, Amoros y Papin; además de los años noventa con Zidane, Djorkaeff, Deschamps, Pires, Petit, Karembeu, Thuram y Henry. Lo de Ribery hoy vaya que tiene mérito.

Para ser grande se necesita calidad, carácter y constancia, pero ya que estamos en el “jueguito” de analizar individualmente a los futbolistas (muy a la “americana”) con estadísticas, toques, pases, anotaciones, túneles, cabezazos y dominadas, yo les preguntaría, con toda proporción guardada, ¿Quién es el balón de oro mexicano? Y más importante aún, ¿Cuánto tiempo dura?

Hace 2 años nadie dudaba en alabar al “Chicharito”. Javier Hernández se ganó el respeto generalizado al llegar a uno de los equipos más importantes del planeta y brillar con muchos goles aunque eso ha cambiado y hoy el “vox populi” ya no le tiene tanta confianza.

Antes del “Chicharo” fueron Pavel Pardo que había destacado muchísimo en Alemania, Carlos Salcido triunfado en Holanda y Andrés Guardado gustado en España.

Pero debido a la sequía de los que están afuera, en el último año vimos como Oribe Peralta se hizo el guapo.  La certeza, tenacidad y eficacia del delantero santista, lo colocaron en la preferencia del respetable. Sobre todo, después del Repechaje y probablemente  al mismo nivel de su contundente actuación para colgarse la medalla de Oro olímpica.

Acompañado por su fiel escudero, Raúl Jiménez, que marcó diferencia tanto en su club como en el Tri (incluyendo la chilena milagrosa del Hexagonal) por lo que de un solo tiro sumó a decenas de millones de seguidores.

Hoy, Giovani dos Santos da una de cal y otra de arena. Fiel a su costumbre. Aunque este martes despertó más sonriente. El “Monday Night” de la Liga Española le recordó que cuando quiere puede. Las dos anotaciones y las dos asistencias con las que el Villarreal goleó a la Real Sociedad (de Carlos Vela, al que otros lo destacan como el mejor de afuera) lo despertaron como por electro shocks.

Gio, sigue dando esas pinceladas a cuenta gotas. Las mismas por las que un día llamó la atención en el Barcelona, por las que aún lo añoran en Mallorca y por los que todavía dos ó tres le siguen la pista con el “rabillo del ojo” para ver si ahora sí va en serio. El problema, es que el hijo de Zizinho no lo repite muy seguido.

Hoy en la Liga MX nos alegra el “Gullit” Peña, el Melenudo número 27 que sigue disfrutando de ese círculo virtuoso por el que ya salió Campeón y se consolidó en el Tri del “Piojo”. Su juego que desborda, rítmo, despliegue físico, cabeza fría y toque preciso lo hacen firmar actuaciones inspiradoras como la del Sábado anterior frente al Atlas con golazos que bien podría firmar cualquier “Clase A” del planeta. Un futbolista inteligente y de inusual calidad técnica. Ojalá y dure mucho.

No son los únicos: Los Layún, los Paul Aguilar, los Luis Montes. Yo no tengo dudas en que el futbol mexicano sigue teniendo tela de dónde cortar, el problema seguirá siendo que igual brillan un sábado pero se apagan al miércoles siguiente.

Yo de verdad espero que los futbolistas mexicanos puedan dar ese salto tan esperado. Que después de brillar se mantengan y después lo repitan y lo repitan hasta que se la crean.

Y de los tres trajeados en Zurich, yo me froto las manos, porque espero ansioso el momento para que en el mes de junio los vea. Lionel consiguiendo eso que sueña, Cristiano marcando diferencia y Ribery haciendo recordar a todos la alta alcurnia futbolera, que al fin y al cabo para mí los tres son “cracks” de época.

@guzmanjuegue

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas