La Maldición de Beenhakker

Hace casi ocho años, Panchito Hernández, un brillante directivo americanista, trajo a uno de los mejores directores técnicos del mundo: al holandés Leo Beenhakker. Junto con él, llegaron un par de...

Hace casi ocho años, Panchito Hernández, un brillante directivo americanista, trajo a uno de los mejores directores técnicos del mundo: al holandés Leo Beenhakker. Junto con él, llegaron un par de africanos que le dieron un estilo ofensivo a ese América de 1994-95. Con apodos como “Las Abejas Africanas” o “Los Negros del América” , y nombres como Cuauhtémoc Blanco, Kalusha Bwalya, Francois Omam-Biyik , Joaquín Del Olmo y “Zague” se volvieron sinónimo de gol y de espectáculo. Decía Rodrigo Lara: “Era un equipo que daba gusto, porque te metían un gol, te daba coraje y les acababas metiendo tres o cuatro goles”. No había equipo que resistiera los embates azulcremas; los americanistas eran felices y los antiamericanistas, aunque les doliera, tenían que reconocer que no tenían oportunidad ante la máquina de Beenhakker. Pero eso tenía que acabar. Por imposiciones de los directivos (¿les suena a un técnico recién cesado de la Selección Mexicana?), a los que les importaba más su beneficio que los de una afición feliz y segura de un título, decidieron cesar a Beenhakker. Las “Abejas Africanas” cayeron en la trampa de dos directivos con una visión que no abarcaba más allá de sus narices, y obviamente, no consiguieron el título. Desde ese día hasta la fecha, el fantasma de esa decisión visceral ronda el nido de Coapa. No hay día que los verdaderos americanistas se preguntan: ¿Por qué corrieron a Beenhakker? Tal vez estaríamos hablando de una dinastía americanista bajo el mando de Beenhakker, si aquel directivo de origen italiano no le hubiera cortado las alas al buen futbol, que antes de depender de otros, dependía de su espectacularidad y de sus ganas de sobresalir. Ahora con el nuevo cambio de técnico, veremos si Manuel Lapuente puede exorcizar a Coapa del maleficio del holandés. Material lo tiene, dice Manolo. A ver si no lo corren antes de que empiece a hacer algo. Por otro lado, y como el deporte en éstos días se ha visto afectado por los fenómenos sociales, quisiera pedirles un momento de reflexión por todas las personas que hace una semana perdieron la vida. De verdad da tristeza que en un mundo tan desarrollado tecnológicamente, sigan existiendo mentes tan enfermas, que por causas radicales sacrifiquen a miles de inocentes. Ojalá y se encuentre un culpable de estos actos, y se castigue con la justicia en la mano a los responsables.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas