¿Dónde quedó la Magia?

A propósito de los 85 años cumplidos por el Club América, es momento de analizar la crisis tan importante que vive desde hace mucho tiempo. Según los jilgueros de Televisa, la llegada de Manuel...

A propósito de los 85 años cumplidos por el Club América, es momento de analizar la crisis tan importante que vive desde hace mucho tiempo. Según los jilgueros de Televisa, la llegada de Manuel Lapuente le había devuelto el orden y las ganas de jugar a un América dejado en la mediocridad, entre otros muchos personajes, por Alfio Basile, que le vio la cara a los directivos de esta institución(a los que, cabe mencionar, les falta mucha experiencia para dirigir los destinos de un equipo de la magnitud de América), a base de resultados mediocres, pero positivos. Sin embargo, los jugadores “con otra actitud” de Lapuente, ayer se encargaron de aguarle la fiesta a los miles de aficionados azulcremas que existen en el país. Se pintó el estadio azteca con los colores característicos del equipo, hubo figuras de antaño, de esas que dejaban todo en la cancha, y hasta espectáculo de medio tiempo con Pedro Fernández. Todo pintaba para que el América arrasara al Celaya. Pero no contaban con la displicencia de un Braulio Luna, de un Pavel Pardo, de un Jesús Mendoza, que se la pasaron paseando en la cancha, y permitiendo que una victoria que no era nada difícil conseguir, se les escapara de las manos. Los que vieron el partido me darán la razón. Braulio Luna, después de perder un balón , regresa con una impresionante flojera y permite que por su lado entre la segunda anotación del Celaya. Encima de eso, se molesta porque lo sacan, como si lo que hizo mereciera un premio. El América, para satisfacción de sus detractores, está en crisis. Ahora le toca jugar el clásico contra el Guadalajara, que si bien no tiene grandes resultados, por lo menos es EFECTIVO. En la semana se nos dirá que no importa como lleguen los equipos, que todo puede suceder, y una sarta de tonterías emanadas de las bocas de un cruzazulino(Javier Alarcón), un atlista(Enrique Bermúdez) y un americanista(Raúl Sarmiento)., Obviamente no es cierto, pues por puro sentido común, no es lo mismo llegar a un clásico después de una victoria, a llegar perdiendo dos veces seguidas y con un funcionamiento deplorable. La tan nombrada “magia” de Manuel Lapuente, fue un truco armado por la misma televisora, para ver si rescatan un poco de dignidad de un equipo que antes era su estandarte, su estilo de vida, pero sobre todo, su mayor orgullo. Cuando algo no interesa, deja de producir ingresos. Ahí está el caso del Necaxa, que no se le dio la difusión necesaria, y ahora se mudará a Aguascalientes. El América es el equipo que más gente mueve, porque es el que mas odios genera, pero eso de nada sirve cuando los mismos jugadores no quieren demostrar el porqué de su contratación.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas