Las Razones del “Temo”

Cuauhtémoc Blanco anunció su salida de la selección. Si bien sus motivos pueden sonar inmaduros y absurdos, se tiene que atribuir el peso de esta decisión a todos los involucrados, empezando...

Cuauhtémoc Blanco anunció su salida de la selección. Si bien sus motivos pueden sonar inmaduros y absurdos, se tiene que atribuir el peso de esta decisión a todos los involucrados, empezando obviamente, por el que la tomó. Cuauhtémoc es sin duda, el mejor jugador de México. Sin hacer caso a lo que diga Televisa de él, es una persona que siempre ha batallado para sobresalir, pues desde sus orígenes en Tlatilco (después se fue a vivir a Tepito, por eso se dice oriundo de ahí) tuvo que trabajar desde chico para poder ayudar a mantener su casa. Al abrirse las puertas del América para él, por fin le es posible encausar todo ese talento dentro de las canchas, logrando un desempeño sobresaliente, lo cual le redituó en un llamado a la selección de menores de 23 años. Es aquí cuando se presenta la primera polémica. En 1995, después de terminar en segundo lugar en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, la selección Sub- 23 tenía un compromiso en Toulon, Francia. Los seleccionados mexicanos se quejaron, como siempre, que el dinero que les daban de viáticos no era suficiente para el tiempo que iban a estar allá y amenazaron con no viajar al torneo. La Comisión de Selecciones Nacionales, en lugar de tratar de arreglar el asunto, decidió suspender seis meses a los rijosos. Entre esos sublevados, se encontraban algunos seleccionados mexicanos, como Cuauhtémoc, Oswaldo Sánchez, Jesús Arellano y Rafael García. Cabe mencionar que esa selección era dirigida por Javier Aguirre y Memo Vázquez. Después ellos saldrían y los jugadores suspendidos jugaron, en su mayoría, las Olimpiadas de Atlanta. Después vendría la etapa de fama de Cuauhtémoc. Después de ser “rebajado” al Necaxa, vino el Mundial y su regreso al nido americanista. Fue ahí cuando sus problemas maritales abarcaron páginas de varias revistas de chismes ,y fue visto como un mal ejemplo al festejar como perro orinando ante el Celaya. Después de eso, vino la Copa Libertadores, que fue su gran vitrina, y emigró al Valladolid, y después tuvo que venir a un juego de trámite contra Trinidad y Tobago , en el cuál, como sabemos, fue reventado por Ansil Elcock. Ya después vendría la recuperación y el regreso triunfal de Cuauhtémoc a la selección, sin estar exento de críticas porque, según los expertos de Televisión Azteca, no tenía nada que hacer en la selección( que bueno que los calló, porque si no, México se queda sin mundial). El punto aquí es que Cuauhtémoc tiene razón de estar enojado con los directivos. El hecho de estar jugando en España le da cierta jerarquía sobre los demás, aunque aclaro, no lo hace indispensable. Con el antecedente de Toulon, se ve que no es la primera vez que recibe este tipo de trato, y como él mismo dijera en la entrevista : “El jugador es el que deja todo en la cancha”. Parece que los directivos no lo entienden. Siguen sin entender que sus “esclavos de oro” son los que les dan de comer, no sus maravillosas decisiones hechas con los pies. Creo que es pertinente aclarar que no estoy pidiendo que se le ruegue a Cuauhtémoc. Creo que es un jugador muy importante en el esquema de Aguirre, y que , sea cual sea su relación con la gente, es un jugador que marca diferencias, que hace la jugada importante, y que sin duda la selección pierde mucho al frente cuando no está. Pero si se llega a dar el caso de que no recapacite (que sinceramente no lo creo) , habrá que buscar una forma de que no se note demasiado su ausencia. Aunque si se fracasa en el mundial, siempre quedará la duda de que hubiera pasado si hubiera estado Cuauhtémoc ahí. Ojalá y por el bien del fútbol de México, Cuauhtémoc recapacite y siga haciendo lo que mejor hace y nos vuelve locos a todos : meter goles para la Selección Mexicana.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas