No Más Ensayos

Dentro de una semana sabremos cual fue el destino de la selección mexicana de fútbol. Las cosas , sinceramente, pintan si no fáciles, por lo menos mucho más a modo para nuestra escuadra. A últimas...

Dentro de una semana sabremos cual fue el destino de la selección mexicana de fútbol. Las cosas , sinceramente, pintan si no fáciles, por lo menos mucho más a modo para nuestra escuadra. A últimas fechas solamente nos hemos dedicado a calentar el ambiente contra los catrachos, y a escuchar estupideces como las que salen del único técnico hondureño que ha ido a un mundial, y hago énfasis en EL ÚNICO, un tal “Chelato” Herrera, que dijo que Honduras “arrasará con los ratoncitos verdes” y que Pavón “emigró de una liga sin nivel para triunfar en el fútbol italiano”. Ya quisiéramos ver a uno de sus equipos jugando en la liga mexicana, que si no es la mejor del mundo, cuenta con mejor infraestructura y mejores entrenadores que la suya. En fin, sigamos en tema. El miércoles pasado Aguirre utilizó una alineación que, es obvio, no será la titular el domingo contra Honduras. Faltan muchos hombres que realmente hacen la diferencia en nuestra selección. Obviamente me refiero a los “extranjeros”. Todos son titulares en sus equipos, y salvo Márquez que viene saliendo de una lesión, los demás traen un ritmo de juego muy distinto a los jugadores de acá. Cuauhtémoc está convertido en un soberbio pasador para el Valladolid, Palencia viene de marcar gol contra el Bilbao y Torrado es titular indiscutible en su equipo. Todos ellos tienen el deber de echarse el equipo al hombro como gente que viene de ligas más competitivas que la mexicana, pero sobre todo, de la hondureña. Esperemos que lo tomen como un reto, el llevar a México a su tercer mundial consecutivo, y demostrar en la mayor vitrina del fútbol, el porqué juegan donde juegan, y tener la oportunidad de estar en clubes de mayor jerarquía, en el caso de Torrado. La petición que hace este servidor suyo, es de apoyar en todo momento a la selección, porque antes de compartir mis ideas por este medio con ustedes, y antes de que se me tache de “televiso”, soy un aficionado común y corriente, y quiero ver a mi selección en el mundial, así me tenga que parar a las 5 de la mañana para ver los juegos. Sé que es difícil no sentir frustración cuando las cosas no salen en el campo, pero tomemos en cuenta lo que se estará jugando. Y si se llega a dar la situación de que no clasifiquemos, hay que ejercer nuestro derecho de reclamar a los directivos como Rafael Lebrija, que por sus caprichitos metió a un técnico inepto a dirigir al equipo Tricolor. Si no calificamos, exijamos la renuncia de todos esos directivos que pusieron en ridículo al fútbol mexicano. Así que, sin dividirnos en que somos Pumas, Chivas, Reboceros, Rayados, Diablos, o sea cual sea el equipo de sus amores, apoyemos en conjunto a la selección. Si hay un día que deberemos salir a dejar todos nuestros gritos, es el domingo 11 de noviembre. Apoyemos incondicionalmente, pero si no se califica, reclamémosle a los directivos ineptos, que obligaron al retroceso del fútbol mexicano, y a los jugadores que se sintieron demasiado para portar “la verde”, y ahora son separados de sus planteles.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas