Codesal y la Confederación de Fútbol

En esta semana se anunció con bombo y platillo la candidatura de Edgardo Codesal a la presidencia de la Confederación de Fútbol, mejor conocida como CONCACAF. Al principio, los dirigentes de...

En esta semana se anunció con bombo y platillo la candidatura de Edgardo Codesal a la presidencia de la Confederación de Fútbol, mejor conocida como CONCACAF. Al principio, los dirigentes de equipos, y como siempre Hugo Sánchez, dando sus opiniones que nadie pidió, respaldaron la acción de Codesal, pues es sabido que desde que Guillermo Cañedo falleció , México perdió peso específico en decisiones no solo en la FIFA, sino también en la ahora llamada CONFUT. Todo iba bien para el ex árbitro, pero como dijera El Chapulín Colorado, “no contaban con la astucia” de la gente que rige(es un decir) la CONFUT. Resulta que un directivo de la Federación Mexicana, Hugo Enrique Kiesse, está en el Comité Directivo de la CONFUT, y no es posible que dos miembros de la misma Federación ocupen cargos en la Confederación. Esto es una aberración, pues ambos han estado al mismo tiempo trabajando para la Confederación y no han tenido problemas por ser de la misma Federación. Otro argumento que presentan es que ningún asalariado de la Confederación puede aspirar a un puesto de Presidente o de Mesa Directiva. Ahora yo pregunto lo siguiente: ¿No era Jack Warner un asalariado antes de ser presidente de la CONFUT? Además, Enrique Borja también tiene un puesto en la CONFUT y nada de lo que argumentan se había mencionado antes. Los argumentos que presenta la CONFUT para tratar que Codesal no siga con su candidatura son muy débiles, y se contradicen ellos mismos. Lo que realmente está pasando con ellos es que tienen miedo que se les acabe lo que en México es conocido como el “pequeño poder”, utilizado por policías y gente sin preparación. Este pequeño poder consiste en prometer que las cosas van a mejorar, y decir que se han logrado enormes avances en el nivel de juego de la zona(¿Y luego?). Además, las corruptelas de Warner se acabarían, y eso obviamente a él no le conviene. Otro punto a considerar es la aversión que tiene el fútbol mexicano con sus contrapartes centroamericanas, por ser considerado por mucho tiempo “El Gigante” de la zona. Se sabe que ninguno de los centroamericanos quieren a México, y es comprensible que ninguno de ellos, en caso de darse la contienda, votara por México, aunque si le pensaran un poco, no sería del todo malo que un mexicano dirigiera los destinos de la Confederación, pues se tendría mayor peso específico en la FIFA, tomando en cuenta los contactos de Codesal en ese organismo. No quisiera terminar sin hacerles una pregunta más: ¿Los directivos mexicanos tienen memoria? Tal vez no recuerden muy bien que Codesal fue una persona hasta cierto punto perseguida por los presidentes, pues sus designaciones arbitrales dañaron los intereses de sus equipos. Sin duda, cuando no afecta sus intereses, con todo gusto lo apoyan, pues saben que puede traer muchos beneficios el tener un presidente de la Confederación que vele por los intereses de México. Si se da la candidatura, bienvenida, pero si no, empecemos a preparar a un directivo capaz, con buenas tablas, pero sobre todo con inteligencia, para que se recobre el tiempo perdido con los organismos importantes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas