América, El Campeón

Antes que nada quiero mandar una felicitación a todos los americanistas por el título que obtuvieron el día domingo.

Antes que nada quiero mandar una felicitación a todos los americanistas por el título que obtuvieron el día domingo. El marco del Estadio Azteca fue inmejorable. Los americanistas salieron de todos lados para abarrotar el estadio de color amarillo y azul. Los necaxistas, pocos pero ruidosos, estaban muy seguros de preservar la ventaja que habían obtenido, pues aplicando su “catenaccio” a la Cuautitlán Izcalli (próximamente versión Aguascalientes) tenían muchas posibilidades de conseguirlo. El primer tiempo se desarrolló con un disimulado dominio en los primeros minutos de parte de los azulcremas, aunque Necaxa tuvo en sus pies y la cabeza de Ángel Sosa el gol que definía el título. La primera parte no dio mucho de que hablar, pues el América intentaba e intentaba y el Necaxa hacía lo que mejor sabe hacer: no dejar jugar al rival. La primera parte terminó con la impresión de que no había más que hacer, pues entre la imprecisión de un América que no daba un pase bien( por cierto, el que le dijo a Álvaro Ortiz que sabía jugar fútbol y mandar pases de 40 metros, le jugó una muy mala broma), y la gran capacidad defensiva del Necaxa, el juego no se definía, pues ninguno de los equipos tenía el control de la media cancha. En el segundo tiempo, Necaxa se lanzó en los primeros 10 minutos a conseguir el gol que lo definiera todo, y el punto que marcó el inicio de la reacción americanista fue un disparo de Lipatín al poste. Después de esa acción América se acordó que hay que utilizar las bandas para jugar como ellos saben, y vino el primer gol en la única desatención (y la más costosa) de la defensiva necaxista. Después vino la jugada de la polémica. Toda esta semana leyendo los comentarios de todos ustedes diciendo que estaba arreglado el juego, y que esto era una farsa, y esto viene a colación del segundo gol. Cierto, Zamorano estaba en fuera de lugar, eso me queda claro después de ver la repetición, pero tomemos en cuenta que el juez de línea de ese lado se estuvo equivocando una y otra vez para los dos lados. Armando Archundia se equivocó varias veces en señalamientos de faltas para ambos lados y realmente demostró que le falta mucho como árbitro. Para descargo de ambos, cabe mencionar que fue una jugada muy rápida, y que el juez de línea iba saliendo con la jugada que roba Castillo, y así es casi imposible marcar un fuera de lugar(lo aseguro porque yo estaba en un palco a esa altura de la cancha). Además, no creo que me dejen mentir, el América en ese momento dominaba el encuentro, y por mucho gol en fuera de lugar, era muy probable que metieran otro aun habiéndoles anulado ese, pues estaban encima y acababan de conseguir el gol que ellos mismos llamaron “de la esperanza”. Creo que los tiempos extra representaron en buena medida lo que fue la temporada de ambos. El Necaxa decidió aguantar el marcador, probablemente buscando una jugada en contragolpe, que fue bien controlada por Adolfo Ríos, y una descolgada de “Zague” que se tiró un clavadazo y no fue sancionado por el árbitro(para que no digan los necaxistas que al árbitro le pesó el amarillo, pues de haber sido así, “Zague” debió haber sido expulsado, por fingir esa falta). El gol de Castillo fue el colofón a la fiesta americanista, la cuál dio rienda suelta en el minuto 105, después de conseguir un gol de cabeza, de la misma forma que cayó el primer gol americanista de la temporada contra el Pachuca, anotados curiosamente por el mismo jugador. Así se cerró el Torneo de Verano 2002, con una final que dejó fuera cualquier sospecha por los dos contendientes. Creo que no es posible que una final estuviera arreglada para vivirla con tal sufrimiento, y si se va a hablar de arreglo, que se presenten pruebas y no suposiciones tontas. Finalmente para todos los americanistas, disfruten su título, sufrieron las burlas de todos nosotros durante casi 13 años, y es su momento. Espero que se traigan acá la Copa Libertadores, pues han desplegado mucho mejor fútbol que algunos de los rivales que ahí encontrarán. Felicidades a los necaxistas por vender cara su derrota, no cualquiera tiene los pantalones para enfrentar una final de esa forma, y se les reconocerá su esfuerzo con todo y su limitado plantel. Y a todos los demás que no apoyan a estos equipos, les propongo que no seamos ardidos. Ahora les toca festejar a ellos, y nosotros tendremos que esperar hasta el torneo que viene. Nos veremos las caras el 3 de agosto , cuando empiece el nuevo torneo. Felicidades al campeón, y a los demás, resignación hermanos, resignación, ya nos tocará la nuestra.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas