¡Bravo, Vasco!

Bien dicen que el fútbol da revanchas, y los que son los suficientemente valientes para aceptar retos que la mayoría no toma son los que llegarán a grandes alturas. Aplicable para muchos jugadores...

Bien dicen que el fútbol da revanchas, y los que son los suficientemente valientes para aceptar retos que la mayoría no toma son los que llegarán a grandes alturas. Aplicable para muchos jugadores del mundo, y en una persona en México, hoy le toca el turno a otro “azteca”. Javier Aguirre demuestra con creces el porqué está donde está, y el carácter que se necesita para lograr los objetivos que uno se traza no solo en la profesión que uno ejerza, sino en la vida misma.

Hace unos meses, Javier Aguirre participó en forma activa en la eliminación de México del mundial, a manos de nuestro belicoso vecino del norte. La prensa, el aficionado promedio y demás círculos del medio futbolero nos “acabamos” a Aguirre porque sus decisiones en el terreno de juego nos habían dejado sin cuartos de final. Hoy, esos mismos medios que atacamos el trabajo de Aguirre, hemos de reconocer su valentía y sus ganas de sobresalir fuera de nuestro país(cosa que deberían aprender algunos jugadores), con el triunfo del domingo anterior sobre el Real Madrid.

Javier Aguirre, desde sus tiempos de jugador, se caracterizó por la entrega y la disposición que siempre puso en sus equipos. Desde sus inicios en América, pasando por el equipo que ahora dirige, para después terminar en las Chivas, demostró que no le importaba el tema económico, el solo quería seguir jugando fútbol, aún después de la fractura que sufriera en tierras ibéricas, que lo obligó a regresar a México. Ahora, después de fallar con la selección y de un inicio incierto con el Osasuna de Pamplona, le llega la hora de la recompensa.

Aguirre ha sabido sobreponerse a las adversidades de contar con un plantel modesto, donde los mexicanos que llevó no funcionaron, donde empezó el camino de manera por demás difícil, teniendo su bautizo de fuego en la jornada 4 contra el Deportivo la Coruña, y después contra el Real Madrid. En esas oportunidades fue derrotado e inclusive masacrado por el Madrid 4-1 en el Bernabeu. Pero ahora la historia ha sido distinta; contra estos dos rivales ha sacado cuatro de seis puntos, y pinta para mejores cosas contra el líder de la competencia, la Real Sociedad. Ojalá siga por el buen camino, y siga tapando bocas que ya lo hacían de regreso en seis meses. Aguirre demuestra una vez más con disposición y con carácter que la capacidad de los mexicanos puede pasar sobre cualquier cosa. Meritorio fue lo que hizo con la selección al clasificarla cuando estuvo al borde del abismo, y es aún más meritorio los logros con Osasuna, que si bien está en el lugar trece, de acuerdo a sus últimos resultados va mejorando y lo está haciendo, de la mano de un entrenador orgullosamente mexicano

Felicidades “Vasco”, y que sigan los triunfos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas