¿16 equipos?

Es para mi un placer volver a escribir para todos ustedes después de un año de ausencia. Y deseo contribuir a su sano entretenimiento y polémica con mis aportaciones semanales.

Es para mi un placer volver a escribir para todos ustedes después de un año de ausencia. Y deseo contribuir a su sano entretenimiento y polémica con mis aportaciones semanales.

La semana pasada se anunció con bombo y platillo la llegada de un nuevo Secretario General llamado Decio de María Serrano, una persona ligada básicamente a la política en los últimos años. A diferencia de su predecesor, el inefable Miguel Pasquel, el Sr. Serrano llega a la FEMEXFUT con la aprobación de casi todos los afiliados, y buscará mantener la unidad entre todos sus agremiados, lo cual como todos sabemos, es la tarea más difícil para el nuevo Secretario General.

La primera tarea encomendada a Decio de María es la de reducir el número de equipos de 20 a 16 en un plazo no mayor a dos años, que es cuando termina la gestión de Alberto de la Torre al frente de la Federación. Esta medida, aunque se venía manejando desde hacía algún tiempo, viene por presión de la FIFA, la cual ordenó a la federación disminuir el número de equipos si quería mantener su sistema de competencia intacto, debido al gran numero de encuentros que juegan cada año los equipos. El castigo para la federación, en caso de no hacer caso es nada más y nada menos que la desafiliación. Lo que me llama la atención es que esta recomendación (por decirlo de alguna forma) fue hecha hace dos años, y se les dio de plazo hasta el año en curso para realizar los ajustes necesarios para disminuir a los equipos y eliminar el draft de jugadores, ya que fue considerado denigrante para los jugadores el ser vendidos como mercancía al mejor postor y muchas veces sin el conocimiento de la operación de parte del futbolista.

La medida de disminuir los equipos aun es una utopía, y ya salieron a relucir las opiniones en contra y a favor de esta medida. Del lado de los que se oponen se encuentran tres equipos con serios problemas de descenso y uno que suele correr a todos cuando sus decisiones le dan al traste al equipo. Los demás equipos se han mostrado a favor, pues así conviene a sus intereses económicos y deportivos, pues las plantillas de los equipos se van a ver beneficiadas con más jugadores, pensando en una posible internacionalización. Existe un tercer bando, el de los indecisos, que aunque se sumaran a los cuatro que están en contra no harían alguna diferencia.

Dos preguntas quedan en el aire: ¿Cuál va a ser el sistema en el que todos los dueños de equipos estén de acuerdo para disminuir los equipos? Sinceramente no lo sé, porque si no se pueden poner de acuerdo para mandar a dos representantes DIRECTOS para ir a la Libertadores, menos se les ve poniéndose de acuerdo para ver cual de ellos desciende y pierde su franquicia. La segunda pregunta es ¿Qué equipos merecen desaparecer de los 20 que existen? Los equipos a los que su servidor consideraría son los que son meramente locales, pero darles la posibilidad de ir a Primera División “A”, para que esos mismos equipos sirvan de semillero para otros equipos y así puedan continuar produciendo jugadores y mejorar el nivel de los jugadores al debutarlos más jóvenes y hacerlos conscientes del nivel al que están desempeñándose.

Esta reestructuración tardó, pero es necesaria y si se da, por fin habrán pensado un poco en el aficionado, harto de tanto equipo tan mediocre, y dejarán a los equipos que realmente merezcan estar en la división máxima. Si se abarató la idea de participar en el Máximo Circuito, es hora de establecer criterios que permitan decir que en la 1ª División Mexicana juegan los mejores, no los que pagaron más dinero para comprar franquicias de manera truculenta y mañosa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas