Objetivo cumplido

Llegó el día. Durante mucho tiempo se habló de los 42 puntos, los cuales permitirán casi seguramente la permanencia a aquellos equipos que los consigan. Esa frontera con el descenso era el...

Llegó el día. Durante mucho tiempo se habló de los 42 puntos, los cuales permitirán casi seguramente la permanencia a aquellos equipos que los consigan. Esa frontera con el descenso era el objetivo marcado por el técnico rojillo Javier Aguirre al principio de la presente temporada. Pero la ansiada cifra se resistía. El fulgurante comienzo de liga de los navarros, que les hizo ocupar plaza de Champions durante gran parte de la misma y retener la denominación de equipo revelación del campeonato, se vio ligeramente frenado en los dos primeros meses del presente año, pasando el equipo a luchar por las plazas de UEFA. Pero "el Vasco" no tenía otra obsesión que los 42 puntos, y el Osasuna llegaba a su choque frente al Villarreal, otro conjunto inmerso en esa lucha por Europa, con 40 puntos en su casillero; una victoria certificaría el objetivo del ex-seleccionador mexicano. Y el Club Atlético Osasuna lo consiguió, no exento de fortuna en los goles, aunque como el propio entrenador visitante afirmaba, ayer ganó el que mas empujó.

El comienzo del encuentro fue apagado, soso. Quizá aun era hondo el recuerdo del 11-M. Ambos equipos parecían medirse en exceso, y las ocasiones no llegaban. Poco a poco el conjunto local se hacía con el mando del balón, gracias a la buena labor de Puñal y Alfredo en el centro del campo, sobre todo este último que destacó en su labor de hacer olvidar al lesionado Pablo García. En el minuto quince llegaría el primer remate con peligro de Osasuna, con Webó como cabeceador de un corner. Cinco minutos después sería Alfredo el que, tras una buena internada, dispara y manda el balón ligeramente desviado. El Villarreal no aparecía, y no era por falta de calidad; en su once de inicio aparecían jugadores consagrados como Riquelme, José Mari, Sonny Anderson, Roger, Coloccini, Battaglia... Y pasada la media hora de juego llegaría el primer tanto rojillo: Preciosa jugada de primera intención en banda izquierda entre Moha, Alfredo y Antonio López, este último prosigue velozmente junto a la línea de banda y mete un gran centro al punto de penalty donde John Aloisi, en un dificilísimo y eficaz testarazo manda el balón a la base del poste, haciendo útil la estirada de Reina, pues el balón tras pegar en el palo rechazó de nuevo en el cuerpo del guardameta del Villarreal y entro manso en la portería. Una mezcla de gran jugada y fortuna configuraban el primer gol para los rojillos. Dos buenas faltas, botadas por Puñal y Moha, que pasarón lamiendo la escuadra, fueron el punto y final a la primera mitad. Y el Villarreal no aparecía.

El inicio de la segunda mitad fue engañoso ya que el Villarreal protagonizaría la primera y única llegada del encuentro al área navarra con un disparo desviado de Riquelme. Respondería rápidamente Osasuna con un potente tiro de Moha tras un precioso pase de tacón de Webó, y, poco después, Valdo cabeceó desviado un centro de Izquierdo. Osasuna seguía siendo el dueño del choque, algo acentuado todavía más cuando, en el minuto veinte de la reanudación, era expulsado con roja directa Battaglia tras una durisima entrada a Antonio López. A partir de entonces los pamplonicas comenzaron a circular el balón en el centro del campo, haciendo correr más de la cuenta al ya de por sí poco trabajador mediocampo visitante, y la sentencia parecía cercana. Y así fue, en el veintiocho de esta segunda mitad, Osasuna lograba el segundo con la ayuda de la defensa del Villarreal, que introdujo el balón en su propia portería tras una magnifica jugada del mejor jugador rojillo durante los noventa minutos: Antonio López. Se esperaba entonces la goleada osasunista cuando cuatro minutos después  del gol de Osasuna, el árbitro se inventa un penalty que nadie vio, y es que incluso los jugadores castellonenses se sorprendían. Riquelme logró batir a Sanzol desde la pena máxima, pero el Villarreal no tenía mas fuerzas y los últimos minutos fueron de nuevo para los rojillos, que a punto estuvieron de lograr el tercero por medio de Alfredo con magnifica atajada de Reina y ,después, Valdo tras una espectacular jugada personal. Al final, objetivo cumplido.

Ahora, una vez conseguida la ansiada cifra de los cuarenta y dos puntos, Javier Aguirre ya ha afirmado que se van a fijar nuevos objetivos, y entre ellos estará, como el más importante, el lograr una plaza de Copa de la UEFA, de las que son dueños el Athletic de Bilbao y el Atlético de Madrid, quinto y sexto clasificados con un punto más que los osasunistas, que ya cuentan con cuarenta y tres. En la próxima jornada, el Osasuna visita al Valladolid, un equipo que no acaba de salir de la zona incómoda, aunque tampoco la está pasando muy mal, y es que el equipo pucelano ha ocupado la zona intermedia durante gran parte de la campaña, pero la baja definitiva de Makukula se ha notado y el Valladolid ha perdido algo de punch arriba. Se espera un choque igualado en el que estará ausente el delantero camerunés Webó al marcharse con su selección, pero Javier Aguirre recupera a Pablo García, auténtico jefe del equipo navarro, que intentará asaltar las posiciones europeas ante un posible descuido ajeno.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas