América: difícil mas no imposible

Como siempre a la CONMEBOL le pesa mucho el que un equipo mexicano siga avanzando en la Libertadores. En el caso de América, les duele mucho que haya dado muestras de un mejor fútbol que el de los...

Como siempre a la CONMEBOL le pesa mucho el que un equipo mexicano siga avanzando en la Libertadores. En el caso de América, les duele mucho que haya dado muestras de un mejor fútbol que el de los equipos sudamericanos. Y para tratar de detener el buen paso de las Águilas en esta Copa Libertadores, pues qué mejor que mandar un arbitro que pusiera algunos obstáculos a nuestro equipo en su camino a la final (lo cual le llamo un ROBO ). Desgraciadamente, esta mala jugada nos hace perder el invicto y la racha de no perder ningún partido como visitantes, y de paso nos dejan sin uno de nuestros jugadores más importantes. Y es que la verdad no es cosa de lavarnos las manos y eliminar completamente nuestra parte de culpabilidad en la derrota del día de hoy. Claro que se debe reconocer que hubo algunos errores en cuanto a la alineación, y también hay que reconocer que hubo jugadores que se asustaron un poco o que simplemente salieron en un mal día justo en el partido importante. Pero siendo sinceros, América salió a buscar el partido; y lo mejor del caso, es que aún cuando se iba perdiendo por 2 goles, Manolo decidió arriesgar aún más, decidió irse al frente con todo. Hubiera sido mucho más sencillo echarse para atrás y tratar de evitar una diferencia mayor; pero la decisión de irse al frente y defenderse atacando nos demuestra la ambición de Manolo y por consiguiente del equipo: este equipo va por todo y luchará hasta el último momento. Si bien es cierto que el equipo tuvo muchos problemas en el primer tiempo para adaptarse a la velocidad de los brasileños, sus descolgadas y su toque, también es cierto que poco a poco se logró equilibrar la situación y neutralizar el juego de los sudamericanos. Y prueba de los problemas por los que pasó América en el primer tiempo fue el gol: una buena jugada de descolgada de sao caetano, junto con un error de nuestro defensa estrella (ya todos sabemos quién es, "Davino" ). Y para terminar este primer tiempo el arbitro se sacaría de la manga un penal, y con esto le regalaba un gol que además de aumentar la ventaja, influía directamente en el próximo desarrollo del partido. Para la segunda parte, con los cambios de Lara por Villa, y Castillo por Ortiz, América se iba con todo al frente, mientras que, lógicamente, los brasileños se iban hasta con el camión para atrás. A final de cuentas, en el segundo tiempo no hubo más goles; aún cuando América insistió en la llegada, le faltó concretar y desperdició varias oportunidades de gol que hubieran cambiado el curso de las cosas. Insisto, reconozco que al equipo le faltó jugar mejor. Por el lado de LaPuente, creo que se equivocó al mover a jugadores que habían funcionado en una determinada posición; específicamente me refiero a Villa y Pardo. Pardo había tenido un repunte en su nivel de juego, por supuesto por derecha; y Villa no tiene las características básicas de un volante. ¿Para qué cambiarlos justo en este partido? Y fuera de este cambio de posiciones, Villa venía de un buen tiempo sin actividad, por lo que hubiera sido, desde mi punto de vista, más conveniente mandar a Castillo de inicio. Fuera de este detalle que me parece fue el pelito en la sopa en cuanto al planteamiento de Lapuente, creo que el Profe acomodó a sus jugadores de la mejor manera, mostró conocer al rival y supo cómo jugarle. Y en cuanto a los jugadores, tal vez podría hablar de que Castro no salió en su mejor día, Zamorano y demás delanteros no tuvieron tino y Ortiz llegó a desesperarnos con sus constantes tiros sin ton ni son. Pero también es de reconocerse que lo que hoy ha pasado en cuanto al arbitraje es algo que molesta, que destruye totalmente un partido de futbol. Del penal no podemos ni hablar, porque aquella persona que ponga en duda si existió el penal o no, o es antiamericanista o no vio el partido. Simple y sencillamente fue un regalo del arbitro para el equipo sudamericano. Y en cuanto al arbitraje en general, podemos hablar de un arbitraje malón, cargado contra América y que culminó con una expulsión resultado de todo lo que pasó a lo largo del partido. No niego que Navia merecía la expulsión; pero también debemos decir que si el arbitro hubiera sido parejo a la hora de marcar, si no se hubiera inventado un penal de la nada, los jugadores (en este caso Navia) hubieran llegado en otro momento psicológico. Comprendo que estamos hablando de profesionales, pero no podemos olvidar que ante todos son humanos. Por más profesional que seas, después de que te marcan un penal inexistente, después de que te marquen faltas que tampoco existen y que no te marquen otras que son claras, es lógico que pierdas la cabeza. El arbitraje es un trabajo humano, por lo que siempre habrá margen de error. Lo que ya resulta molesto y traumático, es que dichos errores siempre ocurran en contra de los invitados "incómodos" . Los equipos mexicanos han demostrado un gran nivel y poderío en este torneo en particular, y parece que esto en lugar de impulsar el nivel de competitividad de la Copa, simplemente asusta a los organizadores, por lo que buscan cualquier forma posible de detener el buen paso de nuestros equipos. No es justo que un equipo trabaje duro por tanto tiempo, se esfuerce por llegar lejos, por hacer historia, y que a final de cuentas su pase a un etapa superior se vea obstaculizado por un arbitro que tiene una historia de marcar "contra" los equipos mexicanos. Si a final de cuentas a la CONMEBOL le molesta tanto que un equipo mexicano esté en la final, pues que retiren la invitación para nuestros equipos a la Copa. Para nosotros la Copa Libertadores representa un torneo de gran importancia, todos los americanistas soñamos con ganarla y ser el mejor equipo de América, y nos gustaría seguir participando en ella; pero no es justo que se juegue con las ilusiones y sueños de toda una institución, que se juegue con el esfuerzo de un equipo que se ha ganado a pulso el lugar que ocupa. Pero en fin, esto no es el final. Esto no se ha terminado. América ha demostrado tener los tamaños suficientes para remontar marcadores como éste. Las Águilas ya han demostrado en otras ocasiones quién es el más grande, y estoy convencida de que ésta no será la excepción. Así que venga, todos tenemos que seguir con nuestro equipo, aún cuando las cosas se vean un poco más complicadas. Venimos de lograr un campeonato que nos costó mucho sufrimiento, y probablemente el campeonato de la Libertadores va a llegar de la misma forma. Hay que hacer que los brasileños sientan la presión de un Estadio Azteca lleno, cantando y alentando a nuestro querido equipo hasta el final. Que se oiga ese "VAMOS, VAMOS AMERICA , QUE ESTA NOCHE , TENEMOS QUE GANAR" . Esto no esta muerto, esta dificil mas no imposible saludos amigos lectores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas