¿Qué le pasa a Nery Castillo?

¿Cómo olvidar aquel penoso incidente en el que el jugador de futbol Nery Castillo, vestido con el uniforme de concentración de la Selección Nacional, se levantó molesto de una conferencia de prensa.

¿Cómo olvidar aquel penoso incidente en el que el jugador de futbol Nery Castillo, vestido con el uniforme de concentración de la Selección Nacional, se levantó molesto de una conferencia de prensa, afirmando que la diferencia entre él y los periodistas que se encontraban en realizando preguntas era que él vivía en Europa y los reporteros siempre se quedarían en México?. Así tal cual, como si vivir aquí fuera sinónimo de pena, de fracaso, de mediocridad; y radicar en Europa fuera ejemplo de superioridad. Penoso. También, en aquella desafortunada conferencia de prensa, Castillo afirmó que ninguno de los periodistas ahí presentes sabía de futbol porque ninguno había jugado a nivel profesional. ¡Vaya tontería!, siguiendo su lógica, ningún analista político sabría de política puesto que nunca fue político, o ningún crítico de cine lo podría ser puesto que nunca ha dirigido una película, nadie podría decir que le gusta una computadora si no es ingeniero en sistemas, sería injusto decir que te parece hermosa una casa si no eres arquitecto; o lo que es peor, Castillo no podría hablar mal de los reporteros puesto que nunca lo ha sido… vaya, un asunto de diarrea cerebral. Y siguiendo analizado las palabras de Castillo, ni yo, ni usted amable lector de Medio Tiempo sabemos de futbol, porque nunca jugamos en la Primera División. Ofensivo. Bien, pues, siguiendo la lógica de el jovencito Castillo, ustedes no podrían criticar esta columna porque no estudiaron periodismo... imagínense nada más esta columna sin su opinión, no sería nada, su opinión es lo más importante de este espacio, aunque se enoje Nery. Y a todo esto, habrá que preguntarle... Nery, y ese nombre, ¿de dónde viene?... bueno, nadie elige su nombre. Después de la comentada rueda de prensa, el jugadorazo Castillo, al concluir el partido entre México y el “complicadísimo” rival de Trinidad y Tobago, comentó que el equipo nacional había jugado muy bien, y que si la gente salió molesta del Estadio Azteca, se debía a la manera de que la prensa se había referido del equipo mexicano.

A ver... Un momento, ¿Nery Castillo se atreve a decir que la afición no tiene voluntad y hace lo que la prensa dice? Bueno, pues entonces el crack Castillo nos considera a los aficionados como unos imbéciles que sólo se mueven de acuerdo a lo que dicen los medios de comunicación.

Este jovencito, de acuerdo a sus declaraciones, le da unas credenciales a la prensa impresionantes, manejan a las masas sin que éstas ni siquiera metan las manos.

Yo soy, al igual que usted, aficionado al futbol, quiero al deporte porque siempre ahí he estado, en las gradas, pagando mi boleto. ¿Qué sería del fut sin nosotros? Ah, pero Nery nos descalifica, y afirma que no tenemos opinión propia, que lo que aplaudimos o repudiamos es gracia a los medios de comunicación.

No acepto que Castillo me diga que no sé de futbol porque no lo jugué profesionalmente.

No le compro a Nery que nosotros los aficionados carecemos de voluntad y que pensamos lo que dice la prensa.

Somos la afición, y, la prensa es la prensa. Que ellos jueguen al futbol, los profesionales...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas