El futbol y los medios

“Quien diseñó el escudo de los Pumas es un retrasado mental… quien aprobó ese diseño también es un retrasado mental…” escuché estas palabras de boca de Carlos Alazraki.

El hachazo de Alazraki a Puma(s)

"Quien diseñó el escudo de los Pumas es un retrasado mental… quien aprobó ese diseño también es un retrasado mental…", escuché estas palabras de boca de Carlos Alazraki, y sinceramente llamaron mi atención de una manera muy particular, me sorprendieron, las percibí totalmente ofensivas, de hecho fuera de lugar.

Carlos Alazraki, estimados lectores de Medio Tiempo, es un triunfador, una personalidad, un publicista de primer nivel. Respetado, admirado y reconocido. Sus logros profesionales son muchos, prácticamente innumerables, muy merecidos sin duda alguna.

Hombre que genera empleos en el país, que ha conseguido por sus trabajos, que muchos sean exitosos. Vaya, un buen mexicano.

No obstante las muy valiosas credenciales de Alazraki, que además, me consta es una buena persona; se excedió en sus comentarios, definitivamente. Ofendió, al llamarle públicamente a personas que trabajan en una marca deportiva, y a quienes trabajan en un equipo de futbol "retrasados mentales".

Todo esto sucedió en una entrevista que emitió "Sportscenter" recientemente, la cual giró en torno a la falta de visión de explotación en lo que a mercadotecnia se refiere en el futbol mexicano.

Alazraki, tal como es, habló fuerte, directo y sin reservas de lo que opina de varios equipos de nuestro futbol mexicano, incluso de la Selección; con puntos de vista claros y convincentes dejó muy en claro que nuestro balompié se encuentra muy por debajo de lo que debería de ser, principalmente en cuestiones de imagen, y en buena parte por eso, aseguraba el publicista, existen una gran cantidad de partidos que no despiertan el más mínimo interés y muchos equipos se pasean por la Liga sin pena ni gloria.

Es obvio que Carlos Alazraki sabe mucho más que yo de mercadotecnia, de imagen, de publicidad; vaya sería absurdo siquiera pretender lo contrario, incluso es probable que sepa más de futbol que yo (no lo sé, pero es posible). Lo que sí puedo afirmar es que no es más aficionado que yo, podría ser igual, pero más, no. Y, por lo tanto, por la pasión que sentimos los fieles seguidores a un equipo (que por supuesto en mi caso son los Pumas), nos sentimos parte de él, si hablan mal de ellos, hablan mal también de nosotros.

Alazraki, según entiendo, admira el hermoso escudo de los Pumas y su inconformidad va en relación a las modificaciones que sufrió para esta Temporada. Sí, es cierto, a muchos no les ha gustado como quedó nuestro amado Puma, esas opiniones deben de ser bienvenidas y tomadas con madurez, pero de ahí a llamarles "retrasados mentales", textualmente, existe una gran diferencia.

Puedo asegurar que la gran mayoría de las personas, que por lo menos vivimos en México, tomamos como una ofensa seria que se nos llame "retrasados mentales", vaya y que se nos llame así de manera pública, es ya humillante.

No, de ninguna manera, puedo dejar de manifestar mi inconformidad de que a nadie, a través de los medios de comunicación, se le llame "retrasado mental", me molesta.

Ni en la marca Puma, ni en el equipo de los Pumas hay "retrasados mentales", vaya, bajo ese término ofensivo no los hay. Claro que existen personas, seres humanos que pueden cometer errores y aciertos, como todos nosotros los cometemos.

Con todo respeto, sincero y verdadero, para Carlos Alazraki, la ofensa no nos lleva a nada, no le sirve a nadie.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas