Nadie como Faitelson

El tiempo pasa y nadie siquiera se acerca al trabajo de David Faitelson, a su estilo, a su entonación, a su timbre de voz, y principalmente, a sus reportajes de color.

El tiempo pasa y nadie siquiera se acerca al trabajo de David Faitelson, a su estilo, a su entonación, a su timbre de voz, y principalmente, a sus reportajes de color. Faitelson es un profesional del periodismo deportivo, en toda la extensión de la palabra. Como debe de ser, él inició en esto, gracias al amor, a la pasión, al gran interés que despertaron en su persona los deportes desde muy niño. Él mismo ha mencionado que sus calificaciones escolares disminuían a la par que sus horas de sueño se reducían por quedarse despierto hasta altas horas de la noche viendo, disfrutando del béisbol. Sus inagotables ganas de ingresar a los medios de comunicación, al área de deportes le abrieron las puertas para, poco a poco, con una entrega envidiable, convertirse en indiscutible referente del periodismo deportivo del país. Gran experto del béisbol y del box, David supo abrirse camino para incursionar de una manera diferente e importante en el deporte más popular del mundo, el futbol. Se ganó su lugar por dos asuntos claves: el estudio y la creatividad. El estudio lo llevó a conocer mucho de este bellísimo juego, quizá no es un experto en formaciones tácticas, ni en la identificación de grandes jugadas; pero eso sí, de datos, de cifras y de estadísticas, es completamente conocedor. Su creatividad lo llevo a desarrollar de manera única un estilo para hacer reportajes de color, de todo aquello que rodea, que envuelve, al futbol. Faitelson exprime la pasión de las tribunas, extrae el sentimiento del aficionado, chupa la magia que habita en los estadios. De poco, saca mucho; de mucho, logra más. Lo que pasa en torno al balón de futbol, lo engrandece, no con absurdas exageraciones, más bien atinados puntos de vista, que a final de cuentas nos dejan muy en claro, que en un partido, siempre, siempre hay algo interesante, algo de alegría, algo de nostalgia, algo de belleza, algo de ternura, algo de tristeza… sí, siempre hay algo. Impuso estilo, indudablemente sus reportajes de color tienen ya su lugar en la historia del periodismo deportivo mexicano. Es increíble como han surgido imitadores, intentos de copia carbón de su trabajo… nadie le ha pisado los talones. Los reportajes de color en el deporte son de David Faitelson, de nadie más. Sería absurdo, envidioso, vaya hasta ofensivo no reconocerlo así. Su trabajo, nos obligan a llegar a la conclusión de que es un periodista trabajador y muy inteligente. Nunca se la ha visto ofreciendo al público alguna corrientada, mucho menos una ofensa a un solo aficionado. Su espíritu combativo, feroz e inquebrantable, lo han hecho a David, ganarse varias enemistades… ha recibido golpes y ofensas de jugadores y directivos, se ha metido en problemas con autoridades, ha recibido un sinfín de "mentadas" de aficionados, (no tanto por sus reportajes de color, más bien por las opiniones que libremente ha manifestado en los medios de comunicación). Él, públicamente ha pedido disculpas cuando ha sentido que se ha equivocado, y se ha mantenido firme en los momentos en los que cree que sus puntos de vista van de acuerdo a su ética profesional. Después de haber dejado una huella imborrable en Tv Azteca, Faitelson ahora hace un trabajo maravilloso en ESPN, quizá el mejor lugar en el que se puede desarrollar como periodista… alejado de intereses que reinan en diferentes empresas de telecomunicaciones. Pongámonos de pie ante el trabajo de este profesional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas