25 años de Heriberto Murrieta

Esta columna de análisis de los medios de comunicación dedicados a cubrir nuestro querido futbol, así como a sus protagonistas, ha recibido varias críticas positivas y negativas.

Esta columna de análisis de los medios de comunicación dedicados a cubrir nuestro querido futbol, así como a sus protagonistas, ha recibido varias críticas positivas y negativas, y por lo tanto su servidor, amable lector de Medio Tiempo, se ha llevado buenos raspones, pero también emotivos agradecimientos y buenos calificativos. Además de sus muy valiosos comentarios que ustedes semana a semana tienen la amabilidad de publicar en este portal, algunos buenos y otros malos; he recibido mis duros hachazos,-como cuando, por ejemplo, cuestioné el trabajo de Diana Vucetich, y hasta en un programa que se llama “Ellas con las Estrellas” se burlaron de mí-, y también mensajes de agradecimiento, -como el de Carlos Albert, Christian Marinolli y David Faitelson-, los cuales me llenan de una profunda satisfacción. Lo que me queda muy claro es que, definitivamente, Medio Tiempo tiene una fuerza bárbara y es un espacio plural de gran alcance, lo que me hace sentir muy orgulloso de trabajar aquí. Ustedes, distinguidos lectores, en sus mensajes me han tachado de ardido, de lamebotas, de envidioso y de barbero… para cada uno de ustedes se trabaja y sus puntos de vista son muy enriquecedores. Cuando hablo de manera favorable del trabajo de alguien, en muchas ocasiones, comentan ustedes que lo hago por querer agarrar una chamba, por quedar bien. Con mucho respeto, les digo, que me encanta tener personas que trabajan en los medios a quienes admirar, me parece que hay varios comentaristas y analistas que merecen un reconocimiento, pues su profesionalismo y su dedicación bien valen un aplauso fuerte, son un ejemplo y nada tiene de malo valorar su trabajo, al contrario. Un claro caso es el de Heriberto Murrieta, que por cierto, está celebrando 25 años de trayectoria periodística. A Heriberto, lo conocimos la gran mayoría, cuando daba la información en el mítico noticiario de Televisa, 24 horas, que era llamado como “El primer Espada, el Joven Murrieta”. Su perfil era principalmente el de un analista-comentarista de los toros, aunque yo de esa “fiesta” disto mucho de ser apasionado, los que saben, me han comentado que su constante estudio poco a poco lo fueron convirtiendo en una autoridad en la materia. Su amor por el futbol, principalmente por su Atlante, le ha dado también una credibilidad en ese hermoso deporte. “El Joven Murrieta” quedó atrás, y nació una figura indiscutible del periodismo deportivo en México. Heriberto ha cubierto con buenos resultados varios eventos de importantísima relevancia deportiva. Sería imposible en estos días hacer una selección de los mejores comentaristas, analistas y críticos del mundo del deporte sin incluirlo. Persona preparada, sabe hablar, utiliza muy bien el castellano, piensa de manera efectiva cada comentario antes de soltarlo al aire. Controla su pasión, no inventa polémicas en donde no deben de existir, y argumenta bien sus puntos de vista para defenderlos tajantemente. Respeta al deportista, no se mofa de ellos, no utiliza apodos ofensivos, ni frases despectivas. A sus compañeros, sin importar quiénes sean, los trata con respeto, les da su lugar. No obstante de ya ser uno de los periodistas de deportes con más trayectoria y logros, no cae en divismos, siempre se muestra respetuoso de los comentarios ajenos, escucha, no desacredita la opinión de los demás… siempre con el gran mérito de no caer en la tibieza. Siempre que está delante de una cámara, de un micrófono, o de una pluma para publicar, respeta al público entregándose en su totalidad a su trabajo. Sabe de la responsabilidad que representa trabajar en los medios, y la maneja con un temple envidiable. A Heriberto, nunca lo escucharemos o lo leeremos, soltando un chisme deportivo, lo que comenta tiene fundamentos. Ha renunciado a la fama instantánea que se consigue al inventar escándalos no comprobados. Su trayectoria que ha ido forjando, ha sido, paso a paso, convencido de que es así como se consigue el prestigio, sin prisas, con trabajo, entusiasmo y dedicación. A él, lo conozco muy poco, sólo en una ocasión tuve la oportunidad de realizarle una entrevista, me sorprendió su amabilidad y sencillez. De él, nunca nadie me ha hablado mal, todo lo contrario. Es un estupendo periodista, pero también, y más importante, tengo muchos argumentos para decir que es una sensacional persona. Ya cumplió 25 años de labores profesionales, esperamos muchos, muchos más de Heriberto Murrieta, créanme, dentro del medio de las comunicaciones masivas, es todo un ejemplo a seguir.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas