Las Chivas y sus absurdas polémicas

Es una vergüenza que los dueños del balón piensen que los seguidores del deporte de nuestros amores requerimos de absurdas polémicas fabricadas para vivir con más intensidad un encuentro deportivo.

Estimados lectores de Medio Tiempo estoy seguro que ustedes son aficionados al futbol por el juego mismo, no por esas tonterías que lo intentan polemizar, que sólo menosprecian y ofenden la inteligencia de quién en verdad ama al futbol. Un aficionado al futbol, lo que necesita es ver a los 22 jugadores en la cancha haciendo un buen partido de futbol, no tarugadas de parte de una Directiva que pretende que nos emocionemos más por querer “calentar” un juego utilizando a los medios de comunicación. Es una vergüenza que los llamados dueños del balón piensen que los seguidores del deporte de nuestros amores requerimos de absurdas polémicas fabricadas para vivir con más intensidad un encuentro deportivo. Lo que ha hecho la Directiva de las Chivas es para indignar a cualquiera que fielmente sigue semana a semana a su equipo, que gasta su dinero para apoyar a su escuadra, que sufre las derrotas y disfruta las victorias. Lo de este “Clásico” no es la primera vez, espero sinceramente que sea la última. Primero en la página oficial de internet del Guadalajara sacaron a un pollo rostizado, haciendo alusión a un Águila disminuida y achicharrada por supuesto que tiene que ver con el América. ¿Para qué la agresión?, ¿para qué la falta de respeto?. ¿No es el futbol un deporte?, ¿no la burla es una actitud completamente antideportiva?. Después, de manera presumida, prepotente y soberbia, el Presidente Deportivo de las Chivas, lanza públicamente, bajo los reflectores, una apuesta de 100 mil pesos para el Presidente del América, con la absurda justificación de que el dinero se destinaría a una causa benéfica. Es ofensivo que en los momentos de crisis por la que atravesamos la mayoría de los mexicanos, el Señor Rafael Lebrija, maneje una cantidad de tal magnitud como si fuera cualquier cosita, si a él o a su equipo le sobra ese dinero y lo quiere donar en un acto de ejemplar bondad, por favor, que lo haga de manera discreta, y no haciendo escándalo de su potencial económico. Además, la apuesta, la hace a nombre del club en el que trabaja, como si los jugadores fueran unos monigotes a disposición de las puntadas de los patrones, como si no fueran individuos, seres humanos. Una pena. Y, de otra manera, pero también un acto lamentable que realizó el América, es el, en estos dificilísimos tiempos, haber subido las entradas para el Clásico en un porcentaje aproximado al 200 por ciento, dando como argumentos absurdos, primero, una comparación de lo que cuestan este tipo de partidos en otras partes del mundo, (eso a nosotros los mexicanos, ¿de qué nos sirve?, ¿de qué les sirve a nuestras billeteras?), y segundo de que en el partido se presentaría también un show del grupo formado por el elenco de la telenovela Atrévete a Soñar, la Historia de Patito Feo, y que por lo tanto sería en conjunto todo un gran un espectáculo familiar, como si un jefe de familia del país pudiera llevar a su esposa e hijos con esos precios. Ya del partido, pues que cada quien saque sus conclusiones, pero lo que pasó alrededor fue triste, simplemente triste. Sigan con esas chistosadas, seguramente los villamelones estarán felices.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas