Enrique el 'Perro' Bermúdez

¿Cuántas veces no ha dicho, o ha escuchado a un amigo decir: '¡Tirititio!', 'Tuya, mía, te la presto, acaríciala, bésala', o 'Zambombazo'?

Respetado lector de Medio Tiempo, lo invito a hacer un ejercicio de sinceridad: ¿Cuántas veces no ha dicho, o ha escuchado a un amigo decir: '¡Tirititio!', 'Tuya, mía, te la presto, acaríciala, bésala', o 'Zambombazo'?, me atrevo a decir que muchas, muchísimas veces. Bien sabemos que el responsable de esto es ni más ni menos que Enrique el "Perro" Bermúdez. Definitivamente, el "Perro" se ha ganado un lugar en las páginas de la historia de la crónica deportiva de México. Eso nadie, lo puede negar. Estamos hablando de una persona exitosa, que ha triunfado en su profesión, y que ha marcado una incuestionable influencia en la sociedad nacional. Bermúdez siempre provoca algo en el público, con él no hay medios tonos, o te cae mal o bien, pero nunca provoca indiferencia, lo cual es una gran virtud en los medios de comunicación. Nada más penoso y triste que un comunicador que no te haga sentir algo, vaya que sea gris. El "Perro", lleva la narrativa deportiva en la sangre, puesto que su padre fue un destacado locutor, es un auténtico apasionado de su trabajo, lo demuestra en cada transmisión que realiza, cada vez que tiene un micrófono cerca. Me imagino que se sentirá muy agradecido con la vida por poder trabajar en lo que tanto ama, que es, a final de cuentas el futbol. Como pocos comunicadores de la actualidad, Enrique ha logrado marcar un estilo único, sí con claras influencias, -el mismo lo reconoce-, de otros narradores como el gran Ángel Fernández, pero definitivamente que su manera de hablar, (a veces de gritar) en el micrófono me parece simplemente inconfundible. Yo siempre he aplaudido a quien hace su trabajo de manera alegre, sea cual sea, el "Perro" lo hace, transmite un gran entusiasmo por su profesión, y eso, vaya que lo reconozco. Ojalá y la felicidad se pudiera reflejar en el trabajo que hacemos cada uno de nosotros, ¡el mundo sería tan diferente!. Quizá yo lo calificaría a el "Perro" no tanto como un comentarista del futbol, más bien como un animador de los partidos, eso, ¿es malo?, ya es cuestión de gustos. Definitivamente a mí me gusta la crónica deportiva más seria, menos escandalosa, más discreta, pero estoy seguro que a muchísimas personas, (los estudios de audiencia así lo demuestran), disfrutan mucho de el estilo humorístico, cantadito, fingido, y con tintes teatrales como los de Bermúdez. Él al hacer un trabajo público, está para complacer a la gente, y lo logra con mucho éxito. Bermúdez sabe que sus frases tienen aceptación, "pegue" entre la gente,  creo que eso en ocasiones lo lleva a abusar de ellas, en mi caso, en partidos tensos, de plano, yo no puedo y le bajo a la tele… me gana el nervio. Muchas personas me han comentado que les sucede algo igual. El "Perro" ha dejado marcado en mí, dos comentarios desafortunados, los recuerdo muy bien, el primero fue cuando en el Mundial de Francia 98, después de que anotó un gol México, se salió de sus casillas y le gritaba avestruz enana a José Ramón Fernández, ese tipo de agresiones no le van; y otra fue en la misma Copa del Mundo cunado hizo alusión a la independencia (¿?) francesa con la Toma de la Bastilla en la Final de aquel torneo. A Enrique, además de en programas y transmisiones deportivas lo hemos visto en programas como conductor (Zambombazo Dominical) y como concursante en programas de realidad (Bailando por un Sueño y Hazme Reír y te harás millonario). Creo que lo suyo es lo que tiene que ver con el futbol, ahí es en donde ha destacado. Me gusta mucho de el "Perro", que nunca le falta el respeto al jugador, ni al entrenador, ni a la afición, ni al álbitro… definitivamente en esta época esa es una gran virtud. Por ahí de repente pone apodos, pero no ofende. Nos puede caer mal o bien (a mi la verdad me cae muy bien y me parece estupenda persona), pero eso sí, nadie, puede negar que es toda una figura, un histórico, un triunfador, y que su principal virtud, es que es un defensor de la alegría.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas