La foto de Cabañas herido

Protesto, manifiesto mi indignación y me quejo de todos y cada uno de los medios de comunicación que mostraron la imagen de Salvador Cabañas herido, rodeado de sangre, derribado en el piso.

No está demás, respetados lectores de Medio Tiempo, recordarles que esta columna está planeada para criticar lo que hacen los medios de comunicación con los temas que tienen que ver con el futbol. Esto lo aclaro puesto que mucho ha pasado con el vergonzoso y repudiable atentado del que fue víctima el jugador paraguayo Salvador Cabañas y su cobertura en el Internet, prensa escrita, televisión y radio. Protesto, manifiesto mi indignación y me quejo de todos y cada uno de los medios de comunicación que mostraron la imagen de Salvador Cabañas herido, rodeado de sangre, derribado en el piso. Eso es una porquería, un asco, el amarillismo más lamentable que pueda existir. Podemos no estar de acuerdo con opiniones, con ideas y con conceptos que se han manifestado en relación a lo que desafortunadamente le pasó a Salvador, pero por más que le busco, no encuentro alguna justificación válida para periodísticamente difundir la imagen de un ser humano con un balazo en la frente. No tengo ni idea quién habrá sido el estúpido que le tomó la fotografía, es un morboso tarado. Ese pobre diablo me da lástima, simplemente no tiene sentimientos, ¿cómo demonios se atrevió a tomarle una foto a un ser humano que en ese momento simplemente no se sabía si iba a sobrevivir? Ese baboso no tiene sentimientos, vergonzoso. En caso, (que tengo entendido que no fue así), de haber sido alguien de el equipo forense de las autoridades correspondientes, también es un tarado, pues aprovechando las circunstancias de su trabajo, filtró la imagen. La opinión pública no tiene motivos del por qué ver este tipo de tristísimas imágenes. Que si en la fotografía aparece con otra camisa que con la que se ve en el famoso video interno del Bar-Bar, no es asunto de los ciudadanos, es de las autoridades. En caso de que el comentado asunto de la camisa tenga relación importante para conocer qué fue lo que en verdad sucedió y sirva para detener a los cobardes involucrados, sí, tenemos derecho a conocer la verdad, pero ¿no podrían entonces haber sacado esa imagen con el rostro de Cabañas con cuadros, o borrosa?... ¡por supuesto que sí! Insisto, el que le tomó esta foto y la mandó a los medios es una escoria, pero, digo también lo mismo de los medios masivos de comunicación que la mostraron, únicamente los puedo calificar como sensacionalistas de pacotilla, antiprofesionales, ignorantes maliciosos. Es una falta de respeto, una total e incuestionable falta de respeto. Es triste sólo imaginarse lo que habrán sentido los familiares y seres queridos de Cabañas al ver esa penosa imagen, ¡cómo si no tuvieron suficiente con lo que ahora están viviendo! No podemos acostumbrarnos a eso tipo de imágenes, no debemos permitir que la sangre gráfica llegue a los medios. ¿Qué podemos hacer ante este tipo de asquerosidades?, lo primero es procurar no verlas. Lo tengo que aceptar, yo vi la imagen, navegando por Internet, me topé con ella, en El Universal.com, nunca pensé topármela en un portal así… posteriormente me comentaron que salió en varias partes más. Lamentable. Esta imagen nos sorprende tanto, porque se trata de una persona que se ha dedicado a brindar alegrías, como lo hacen los futbolistas; sin embargo, desafortunadamente imágenes como éstas son muy comunes en diferentes espacios con cadáveres de personas no famosas, así nos encontramos con decapitados, ahorcados, quemados… ¡ya basta!, nadie gana nada con ver estas imágenes que definitivamente son una falta de respeto. No se trata de esconder nada, de censura, la información se tiene que dar y de manera clara, pero con las palabras es más que suficiente. No me puedo imaginar si quiera que alguien esté de acuerdo que la imagen de su papá, por ejemplo, aparezca en los medios de comunicación con un balazo en la frente. Habrá que hacer lo posible por dignificar a los medios de comunicación, por el bien de todos. Y, finalmente, desde esta columna, mis más sinceros y buenos deseos para Salvador Cabañas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas