Una gran gran declaración de Rafa Puente

A Rafa Puente le quiero dedicar una columna entera, pues, sin duda alguna, su categoría como persona y ahora como analista deportivo así lo amerita.

A Rafa Puente le quiero dedicar una columna entera, pues, sin duda alguna, su categoría como persona y ahora como analista deportivo así lo amerita. Lo tendré que dejar para otra ocasión, puesto que una maravillosa declaración que hizo en el programa de ESPN "Futbol Picante", me obliga a concentrarme en ésta. Como ustedes sabrán, amables lectores de Medio Tiempo, habitualmente en la emisión a la que estoy haciendo referencia, contestan preguntas realizadas por el público que bien les pueden llegar por correo electrónico, o alguna de las muy populares llamadas redes sociales, en ese espacio fue cuando Puente me dio una cátedra, profunda, aunque dicha de manera sencilla de futbol. Alguien del público le preguntó que quién sería el primer técnico cesado del futbol mexicano, a lo que él, rápidamente respondió que espera que a ninguno, por supuesto, esperando que todos concluyan su contrato según lo pactado con sus directivas. Simplemente sensacional. Antes de haber escuchado las palabras de Rafa Puente, a mí me habían hecho exactamente la misma pregunta, y dije que sería el entrenador de las Águilas del América... ahora me doy cuenta de que decir algo así es una barbaridad, una crueldad y una falta de sensibilidad. Me arrepiento. Esa pregunta se ha vuelto una muy común en los medios de comunicación, vaya ya como parte infaltable en las predicciones que se realizan cuando empieza un torneo, junto con quién será campeón, goleador, la máxima estrella, etc. Es un cuestionamiento, sinceramente cruel. Nos aventuramos a decir a quién van a correr primero, sin reflexionar lo mucho que representa perder un trabajo. Ser despedido de un empleo es un golpe emocional terrible, un sentimiento profundo de fracaso, un trancazo a la autoestima, sin importar el tipo de profesión que se lleve a cabo. A usted, respetado lector, por cualquier circunstancia, ¿lo han despedido de su empleo?, si desafortunadamente le ha pasado, estoy seguro que lo recuerda como una de las experiencias más amargas de su vida, si no le ha sucedido, me parece que puede imaginar fácilmente lo que se siente. Se nos olvida que los entrenadores son seres humanos, personas, gente como usted y como yo, y en muchas ocasiones hasta nos alegramos cuando son despedidos, ¿no es algo incluso hasta perverso, o por lo menos inconsciente?. Sí, así es la vida, al no dar buenos resultados en nuestro trabajo, nos despiden, pero es un asunto serio, que no me parece que debemos de tomar como algo que no tenga importancia, algo irrelevante. Este futbol tan comercial, nos ha hecho olvidar que a final de cuentas es realizado por seres humanos, por personas que sienten, que sufren, que tienen familia, amigos, etc. Me parecería hermoso que todos deseáramos que a todos los técnicos del futbol, como a todas las personas, les vaya lo mejor posible, por supuesto que, al ser este un juego, alguien tiene que perder, pero querer que todos los entrenadores hagan un buen trabajo, es de un gran espíritu deportivo... es aquí cuando toma validez la frase muy conocida de que "gane el mejor". Humildemente, me sumo a lo que dijo Puente, no deseo que corran a ningún técnico pronto, aunque claro, espero que las cosas le salgan mejor que ninguno otro, al Tuca y a mis Pumas, pero a base de méritos propios, no de fracasos y equivocaciones ajenas. Usted, ¿qué piensa, en verdad desea que corran a alguien pronto de su trabajo en el banquillo?. Respetando su punto de vista, espero que no.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas