Los jugadores, ¿ejemplos para los niños?

Durante toda nuestra vida hemos escuchado que los jugadores de futbol profesional deben de ser un ejemplo para los niños, sí de acuerdo, pero al igual que todos.

Durante toda nuestra vida hemos escuchado que los jugadores de futbol profesional deben de ser un ejemplo para los niños, sí de acuerdo, pero al igual que cualquier persona pública, al igual que todos nosotros. Es muy fácil criticar a los futbolistas cuando actúan de una manera, que según nuestro juicio es incorrecta porque nos hemos comprado la idea de que deben de ser un ejemplo para los niños, pero ¿en realidad ellos tienen un compromiso mayor que el de cualquier otro ser humano?, no lo creo. Sí son deportistas, personas públicas, los niños los admiran, pero definitivamente pienso que su responsabilidad no es la de ser un modelo a seguir para los infantes. Para su rendimiento profesional, por supuesto, deben de hacer ciertos sacrificios, guardar una disciplina especial para tener un buen desempeño en la cancha, entonces, si un niño quiere ser futbolista profesional, los pueden tomar como ejemplo a seguir, pero hasta ahí. Es claro que el comportamiento que debe de tomar un buen deportista está alejado de los vicios, las desveladas irresponsables, el comportamiento ético dentro del césped, y por lo tanto son dignos de admiración. Pero su compromiso profesional se demuestra dentro del partido, y que en la mayoría de los casos es exitoso en gran parte gracias a sus costumbres. De cierta manera de acuerdo a nuestra profesión todos debemos de hacer lo mismo. Se sabe mucho de la vida privada de los personajes públicos, mediáticos, pero para tomarlos como ejemplos, debemos promover concentrarnos en sus trabajos, ni más ni menos. Y, aunque una persona no sea pública, debe de tener también un comportamiento correcto enfrente de los niños, no nada más los famosos. El ejemplo con el que se queda un niño, es más que con un futbolista, con las acciones que realiza un papá. Si el padre de familia tira basura, es grosero, peleonero, golpeador de mujeres, tranza, etc., eso sí que le impacta al muchachito, esas actitudes son las que repiten. Lo que pasa es que es muy sencillo para un adulto aventarle la pelotita a jugador de futbol, e indignarse con sus comportamientos erróneos, intentando limpiar así sus (nuestras) propias equivocaciones. Es muy sencillo dejar que sea la televisión, la radio, las revistas, los medios en general quienes se encarguen de la educación de un niño. La responsabilidad es del maestro de la escuela, de tío, del papá, de la mamá… pero siempre preferimos ver los errores de los famosos en lugar de corregir los nuestros. Estimado lector de Medio Tiempo, ¿a quién admiraba usted cuando era niño como futbolista?, ¿por qué  lo hacía?, seguramente por la manera como jugaba en la cancha, y lo intentaba copiar cuando se aventaba sus cascaritas. ¿No le causaba más impacto ver a un adulto cercano a usted tirar basura, dándole mordida a un policía, o armando broncas a cualquiera que se le acercara?, me atrevo a decir que sí. De ninguna manera tendremos mejores futuros adultos con jugadores de futbol santurrones. Si queremos un mejor país, vamos a concentrarnos en los ejemplos que nosotros mismos estamos dando, ahí es en donde los niños en verdad aprenden y forman una personalidad. Claro que podemos enseñarles a los niños qué es el espíritu deportivo, cómo competir con honorabilidad y respeto. Esa es nuestra labor. Me parece terrible encargarle eso a lo que pueden ver en la tele, escuchar en la radio o leer en las revistas. No nos olvidemos de nuestras responsabilidades, no les “carguemos el muertito” a los jugadores de futbol. ¿Está de acuerdo conmigo?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas