Queremos un futbol unido... Y hay golpes en la tribuna

Somos buenos para las incoherencias, aceptémoslo.

Somos buenos para las incoherencias, aceptémoslo. Lo que pasó recientemente en el Estadio Universitario, el famoso Volcán en el que se agarraron a golpes supuestos seguidores del mismo equipo fue más que lamentable y revelador. Lamentable por la violencia misma, y revelador por la poca unidad que existe en prácticamente todos los sectores del futbol mexicano. Queremos un futbol mexicano unido, y ni siquiera los que les van a un mismo equipo se pueden estar en paz. Por supuesto, no fueron todos los aficionados de Tigres los que participaron en la golpiza entre ellos, pero que se presentaron puñetazos, patadas, empujones y demás entre varios es incuestionable. ¡Qué espectáculo!. No podemos dejar de repudiar esta estupidez, no hay justificación alguna. Siempre se ha dicho que la afición mexicana es de las mejores del mundo... ¿qué pasó?. ¿Cómo demonios pegarle a una persona que tiene la misma camiseta que nosotros, que apoya los mismos colores?. Y por favor, no hay que caer en la vergonzosa justificación de que eso se da en otros países, de ser así, tenemos que ser diferentes. No deja de sorprenderme la gran tontería que representa pelearse en el estadio con quien sea... ¿para qué?, ¿qué se gana?. Por supuesto que en ninguna parte vale la pena intercambiar puñetazos, nunca nada se ha arreglado así. Al estadio se va a ver el partido, a analizarlo, a disfrutarlo; es así como aprendemos de futbol, y eso es hermoso, nos hace olvidarnos de los problemas cotidianos, nos hace soñar, nos permite admirar, nos divierte. Es de ahí de donde salen las porras sinceras, las de aliento, las que nos hacen sentirnos parte del equipo. Ir a buscar pelea le da al traste a todo, lo desvirtúa. Sí, en ocasiones la pasión se desborda, empezamos a ofender, recibimos ofensas y perdemos los estribos. No lo permitamos, siempre, debemos de estar pendiente del balón, del juego. Cualquier provocación, la debemos de bloquear viendo el partido, siempre el partido. Si queremos que exista juego limpio, (a nadie le gusta que le metan un patadón artero a un jugador de nuestro equipo), ¿por qué no portarnos nosotros de manera limpia en las gradas?. Me parece que es un tema de congruencia. No se trata de ir al estadio y portarnos como si estuviéramos en la Iglesia o en el salón de clase, es esencial divertirnos, pero siempre con inteligencia, madurez, y calma, así es como en verdad salimos del estadio con un buen sabor de boca. Es en verdad para alarmarse que entre los que le van a un mismo equipo se enfrasquen en una espantosa pelea... ¿no estamos en una porra para alentar una misma causa?. Quizá sin las mismas consecuencias pero con claras similitudes, es de lo que tanto nos quejamos de los partidos políticos nacionales, que entre ellos mismos se despedazan. Lo de las broncas entre partidarios de un mismo club, puede llegar a tener por ahí un lesionado de gravedad, o incluso un muerto... ¿para qué?. La pelea de hace algunos días entre algunos aficionados de los Tigres, muchos la han justificado por el ingreso de unos provocadores o “reventadores” que querían que se armara la trifulca. Peor tantito, ¿cómo entender que nuestro futbol se esté manchado por títeres pagados?, no lo podemos permitir, de ser así, hay que denunciarlo (ya saben que siempre en Medio Tiempo.com lo pueden hacer con toda libertad). Si entre simpatizantes del mismo equipo hay peleas, créanme, no hay seguridad alguna que pueda controlarlo, ¿cómo sentar en lugares separados a los que portan las mismas playeras?, imposible. Cuidemos a nuestro futbol, seamos buena afición, hagamos nuestra parte. De las mejores cosas que tenemos en México es el deporte de nuestros amores, no lo ensuciemos nosotros que tanto lo queremos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas