El protagonismo de Jesús Martínez

Ya llega a niveles ridículos. Lo que hace el Presidente del equipo Pachuca parece patológico, su hambre insaciable por salir en los medios de comunicación es de pena ajena.

Ya llega a niveles ridículos. Lo que hace el Presidente del equipo Pachuca parece patológico, su hambre insaciable por salir en los medios de comunicación es de pena ajena.

¡Qué le pasa! ¿Por qué esa obsesión de salir en los medios de comunicación de manera tan frecuente? Él es Presidente de un equipo de futbol, actualmente no es actor, ni cantante, ni comunicador... sinceramente da vergüenza ver a un señor persiguiendo a las cámaras y micrófonos, cuando su trabajo es otro, el de dirigir desde un escritorio a los Tuzos.

Entiendo y aplaudo que Martínez atienda de manera amable a los medios de comunicación cuando le solicitan una entrevista. Eso demuestra educación, pero andar correteando él a los responsables de la prensa es absurdo.

¿No se dará cuenta de que se ve mal con tantos protagonismos? Entiendo que la fama para muchos es una droga insuperable y el poder que da el ser conocido, el que las personas te vean, te saluden, te den preferencia para las mesas de restaurantes, te pidan autógrafos, etc, es para varios adictivo. El riesgo es que si persigues el ser famoso, te quedas a un paso de caer en el ridículo.

Y sí, Jesús Martínez hace el ridículo.   En ocasiones parece querer opacar a sus jugadores, al igual que a su Cuerpo Técnico. Los ídolos de los aficionados del Pachuca son los que están en la cancha, no su Presidente.

Aplaudo la discreción, la sencillez, los que trabajan sin querer hacer grandes escándalos, principalmente si tienen cargos que no requieren el reflector público. Así como los mejores árbitros son los que menos se hacen notar en la cancha, creo que los mejores Presidentes son los que no hacen tanto ruido por su imagen, más bien por sus resultados.

Muchas revistas con cobertura de las actividades del Pachuca, en las que él sale posando para la foto, lo mismo en periódicos con reportajes de dicho equipo. En la tele, no pierde oportunidad de dar declaraciones, aparecer a cuadro sin que sea necesario, lo mismo no duda en que su voz se escuche por la radio.

Recuerdo que cuando ganó el Pachuca la Copa Sudamericana, de manera merecida al Colo-Colo, los de La Bella Airosa pusieron por lo menos un anuncio espectacular en la Ciudad de México, en el que aparecía una fotografía de los jugadores levantando la Copa… por supuesto que ahí estaba en primer plano Martínez ¡Qué imagen!

El colmo recientemente se acaba de dar después de que justamente obtuvo el Pachuca el título de la Concachampions, en la cobertura posterior al partido por parte de ESPN, Ciro Procuna estaba entrevistando al anotador del agónico gol del triunfo Tuzo, Edgar Benítez, cuando Martínez, sin decir ni “agua va”, se metió a cuadro para intervenir en la entrevista.

¡Háganme el favor, el Presidente de un equipo de futbol profesional, metiéndose a la imagen en vivo para salir en la televisión! Un momento imborrablemente bochornoso.

Resulta también lamentable, el escuchar su permanente discurso de bonachón, defensor de los intereses del futbol mexicano y de velador de los más puros valores deportivos… eso no se cacarea, eso simplemente se demuestra.

Y no es nada personal en contra del señor Martínez, es simplemente una crítica de lo que pasa en los medios de comunicación y el futbol, y definitivamente el protagonismo de este Presidente es totalmente comentable, para mal, considero yo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas