La poca solidaridad de Vergara...

No me gusta subirme a los carros de la victoria, ni irme por el comentario fácil y complaciente. Yo no le iba a las Chivas en la Final de la Copa Libertadores, tampoco al Inter de Porto Alegre…

No me gusta subirme a los carros de la victoria, ni irme por el comentario fácil y complaciente. Yo no le iba a las Chivas en la Final de la Copa Libertadores, tampoco al Inter de Porto Alegre… sencillamente disfruté del juego. Mi afición da para irle a Pumas y a la Selección Nacional. No hay más. Quizá me hubiera gustado presenciar el triunfo de las Chivas, para ver a mis amistades aficionadas al Rebaño Sagrado felices, hasta ahí. Yo no me siento representado por las Chivas, de ninguna manera. Sí, por supuesto, acepto que el Guadalajara tuvo un importante mérito al llegar a la Final del torneo más importante de clubes de nuestro continente, y no tengo dudas en asegurar que Inter ganó de manera por demás merecida. No compro la idea de sentirnos orgullosos porque un equipo mexicano llegó hasta la última instancia, eso quizá se podría dar únicamente con el campeonato, pero insisto, sólo para los aficionados a dicho club, no para los que tenemos otro de nuestros amores. Además de lo que pasó en la cancha durante el encuentro, hay dos asuntos que me llamaron mucho la atención, la poca solidaridad real de Jorge Vergara con su equipo, y la actitud tan corriente del “Bofo” Bautista. ¿Cómo es posible que Jorge Vergara, el mediáticamente protagonista dueño de las Chivas no haya ido a Brasil con su equipo?. Esa es una clara muestra de falta de compromiso con los suyos, de los que tanto habla, y asegura estimar profundamente. Sé que acaba de ser padre, ¡qué bien, felicidades!, pero, a una semana del nacimiento de su hija, ¿no se podía tomar un tiempo para hacer un viaje relámpago a Brasil, aunque esté lejos?. Debió de hacerlo creo yo, por unidad, por trabajo en equipo, por apoyo. Hubiera entendido perfectamente que no hubiera viajado si tuviera (que afortunadamente no fue así) a un familiar enfermo, o si se hubiera presentado el fallecimiento de un ser querido… pero creo que el compromiso que debe de tener con su equipo, en un partido tan relevante, ameritaba alejarse de su hija por tres días, dejarla con su madre. ¿Se  podría justificar la ausencia de un jugador de futbol en un compromiso tan relevante debido a que su hija nació hace una semana?, por supuesto que no. Entonces, ¿por qué no su dueño, manda más, vocero, no hace lo mismo?. Falta de solidaridad, de igualdad… ¡Ah!, pero eso sí, desde Estados Unidos sí que se dio tiempo para estar recibiendo llamadas de muchísimos medios, para recibir halagos y lisonjas de la prensa. Bueno, y ¡qué decir del "Bofo"!, sus actitudes fueron penosas. Sí, fue una gran falta de respeto que del Himno Nacional Mexicano, previo al partido, sólo se haya escuchado una brevísima parte, pero ¿para qué responder con una actitud igual o peor?, ¿cuántos años tiene el "Bofo"?, ¿qué demonios fue eso de ponerse a “calentar” cuando sonaba el Himno Brasileño?. Contestar una falta de respeto con otra es sencillamente lamentable, no es de caballeros, te pone al mismo nivel del primer “agresor”. Caramba, y lo que hizo al final del partido es vergonzoso, no hay otra manera de calificarlo. ¡Tomar una muleta para intentar agredir al que se le pusiera “al brinco”!. Por favor, tenía puesta todavía la camiseta de su equipo, estaba dentro de la cancha, ¿qué es eso?. Muy desafortunado espectáculo. No obstante que estuviera ardido, caliente, y que lo hayan provocado, eso está muy, pero muy mal. Una imagen desafortunada para un futbolista profesional. Sí, el “Bofo” merece una sanción durísima por parte de la CONMEBOL y por parte de de su equipo. No entendí a Vergara, ni al “Bofo”, repruebo, desde mi muy humilde punto de vista sus acciones. Usted, amable lector de Mediotiempo.com, ¿las justifica?.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas