La pachanga y la división de los periodistas

El revuelo que alcanzó el asunto de la pachanga de los seleccionados mexicanos en Monterrey después de la cascarita que se aventaron con el representativo nacional de Colombia, causó revuelo.

El revuelo que alcanzó el asunto de la pachanga de los seleccionados mexicanos en Monterrey después de la cascarita que se aventaron con el representativo nacional de Colombia, causó un revuelo insospechado. Sin duda alguna marcó la agenda de la mayoría de los espacios deportivos mexicanos de la semana.

Independientemente de lo que haya pasado en la fiestecilla, que a ciencia cierta, nadie que no haya estado involucrado directamente lo sabe, me llama poderosamente la atención que el tema creó una inusual división entre los analistas, comentaristas, y periodistas del futbol nacional.

La famosa “tertulia” hizo que se “sacaran los fierros” y odios escondidos de los que viven de hablar del futbol nacional. Resentimientos, envidias, frustraciones y demás fueron exhibidos con el pretexto de la fiesta, entre los comunicadores de diferentes medios impresos y electrónicos.

Independientemente de la opinión de cada comunicador al respecto de la fiesta Tricolor, se engancharon muchos “profesionales del micrófono o la pluma de deportes”, en una absurda batalla para intentar demostrar tener la razón.

La polarización entre comunicadores fue marcada, y demostró que la unión entre “periodistas” es un asunto totalmente inexistente.

Creo que muchos que escriben en periódicos, páginas de Internet, que hablan en radio, o aparecen en televisión, se equivocaron gravemente, porque en su afán de tener la razón, se cegaron ante una postura, y se proyectaron como unos soberbios de oídos sordos. Sabelotodo, fueron varios los que quisieron ser unos sabelotodo, lo que es petulante, sangrón, e insoportable.

Por una parte salieron muchos defensores necios de los seleccionados, quienes sin demostrar apertura alguna, tacharon de amarillistas a todo aquel que se atrevía a poner en tela de juicio la integridad de los jugadores nacionales. Todo comentario que emitieron se relacionaba con la defensa total y absoluta de los muchachos futbolistas. Claro queda que ellos, más que periodistas o analistas, más bien son unos porristas que hacen todo lo posible por ser cuates de los famosos representantes de nuestro futbol, para quedar bien con los directivos y entonces ser bienvenidos siempre en cualquier asunto relacionado con el Tri. Con tal de que los saluden, de que se puedan sentar a comer con ellos o de que no les nieguen una entrevista, no aceptan argumentos en su postura defensora.

Por otra parte, muchos críticos se fueron con todo, y con una cerrazón marcada en contra de los futbolistas. Se subieron a su carro, y pisaron el acelerador a fondo dispuestos a atropellar a cualquiera. Con tal de proyectar un estilo agresivo, combatiente y valiente, no tuvieron piedad. Se fueron a los extremos, lo que es grave en cualquier comunicador. Perdieron objetividad. Incluso también sin tener los argumentos necesarios para emitir un juicio, crucificaron a los muchachos, de una manera incluso cruel.

Mención especial merecen también aquellos que fueron futbolistas y ahora se sienten grandes comunicadores, que descalificaban toda opinión de cualquiera que no hubiera jugado al futbol profesionalmente. Como si el futbol profesional fuera sólo para ex futbolistas, y para nadie más. Ellos no manifestaron apertura para entender que también el fut, se aprende, aunque de otra manera, (pero igual de importante), en los libros, en las tribunas, en las transmisiones de los partidos por la televisión, en la lectura de los diarios deportivos, incluso en la práctica de este deporte en a nivel amateur.

Muy pocos mostraron una postura abierta y conciliadora.

El tema se radicalizó, y a final de cuentas, la prensa mexicana, en términos generales (con sus excepciones), salió raspada.

ponchov@exafm.com

Alfonso Vera Prendes. alfonso_vera@hotmail.com ponchov@exafm.com ponchovera@nextel.mx.blackberry.com (respuesta inmediata)

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas