¿Qué aficionado quiere que sigan Decio y Justino?

No conozco a ninguno, ni sé de un solo aficionado que quiera que Decio y Justino continúen en la Federación Mexicana de Futbol.

No conozco a ninguno, ni sé de un solo aficionado que quiera que Decio y Justino continúen en la Federación Mexicana de Futbol... y vaya que conozco a varios. Yo, trabajo en los medios de comunicación, y más allá de considerarme un experto de futbol, sí que me considero un buen aficionado, toda mi vida le he dedicado mis momentos libres al futbol, afortunadamente, al haber estudiado la licenciatura de Ciencias de la Comunicación, se me han abierto diferentes espacios para expresar mi opinión futbolera.

Agradezco profundamente que en los medios existan espacios para que los aficionados como yo nos expresemos de nuestro querido futbol. Muchos dirán que no sé de este deporte, respeto estas opiniones, pero créame que a mis 36 años de edad, y después de no haber dejado de ir a los estadios desde los 5 años, y de haber visto infinidad de partidos en la televisión, escuchado unos tantos más en la radio, dedicarle horas y horas a la lectura deportiva, y haber tenido largas y enriquecedoras pláticas con futbolistas, entrenadores, periodistas, utileros, y directivos, me atrevo a decir, sin temor a equivocarme que sí que entiendo de esta maravillosa actividad humana.

Como aficionado que soy, conozco y convivo con cientos de ellos, algunos amigos, otros cuates, y muchos personajes con los que no tengo ninguna relación. Y, no sé de ninguno que esté a favor de que Decio y Justino continúen al frente de la Federación Mexicana de Futbol. Nada personal contra ellos, los he saludado en algunas ocasiones, he cruzado algunas palabras, y no tengo argumento alguno para poner en tela de juicio su calidad humana.

No les deseo que les vaya mal, pero creo que su ciclo en la Federación sencillamente no terminó. De ellos reconozco su capacidad para hacer de la Selección Nacional un gran negocio, siempre es bueno que nuestro representativo futbolístico tenga finanzas sanas; pero deportivamente hablando los resultados han sido totalmente mediocres, o incluso malos.

Además de los decepcionantes resultados, es evidente que estos señores están manejando una Federación enferma, dañada, rota. Diferentes circunstancias que se han presentado han lastimado mucho a un equipo que debería de tener una imagen prácticamente intachable, ejemplar. Su falta de visión para poder manejar un grupo que significa tanto para el pueblo mexicano.

La imagen que tienen los dos es la de una etapa vieja, va en contra de la modernidad que requiere la Selección Nacional, en ellos se ve el retraso, el doloroso pasado futbolero de nuestra historia. Así es la vida, hay que entender las exigencias de los cambios.

Los aficionados del futbol no somos tomados en cuenta, nos tratan mal. Nuestra opinión sencillamente no vale, no tenemos ni voz ni voto para ellos. Nosotros exigimos que cambie nuestro futbol, que mejore, que tenga una restructuración, lo pedimos a gritos, no nos oyen no nos quieren oír. Fácil, si Justino y Decio continúan, nada estará diferente en el corto ni mediano plazo. Ellos dos tienen que entender que su estadía en el futbol mexicano no puede beneficiar a nada ni a nadie. El paso a seguir para transformar nuestro deporte es su salida. Y que los que vengan logren independencia, disciplina, alto a los partidos bananeros...

Que salgan ya, y que les vaya muy bien.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas