La culpa de los jugadores

Todos sabemos que el futbol en México tiene una larga trayectoria dentro de la historia y aún no ha podido alcanzar el nivel de las llamadas potencias futbolísticas. Y aunque los jugadores son...

Todos sabemos que el futbol en México tiene una larga trayectoria dentro de la historia y aún no ha podido alcanzar el nivel de las llamadas potencias futbolísticas. Y aunque los jugadores son responsables directos de que esto sea así, no son los únicos culpables. Es un hecho que somos los jugadores quienes fallamos los penales o perdemos los partidos. Es verdad que no hemos respondido a las expectativas de los aficionados, directivos y medios de comunicación. Pero también es cierto que los jugadores somos conscientes de ello; (si no todos, sí la gran mayoría). Sin embargo, la culpa de nuestra escasa evolución como país (hablando de futbol), debería ser compartida en proporción por quienes conformamos al futbol nacional, y es aquí donde creo está nuestro error. Nunca he llegado a escuchar a un aficionado aceptar su parte de culpa. Al igual que los directivos, culparán siempre al jugador. Los medios de comunicación, por su parte, mencionan a los directivos como culpables junto con los jugadores. ¿Pero y ellos? ¿Cuando aceptarán que está en sus manos el poder de aportar, cooperar y mejorar, y que no lo han hecho hasta ahora? Que quede claro: no trato de justificar al jugador. Soy el primero en reconocer esa falta de pasión de algunos jugadores. He sido testigo y parte de torneos en el extranjero en donde la mentalidad triunfadora se ha quebrantado en los momentos de gran presión. He conocido jugadores que distan de ser profesionales al cien por ciento,” jugadores que no acaban de entender su responsabilidad como ejemplo de la juventud y la niñez”, como dice Arrigo Sacchi Y estas son sólo algunas de nuestras fallas más notorias. Soy consciente de que técnicamente tenemos mucho que aprender; de que genéticamente nuestra raza no es la idónea para este deporte, de que a veces los grandes sueldos que se reciben sólo sirven para volver conformista a quien todavía no ha ganado nada importante, etc.... El fútbol en todos los países considerados potencias, no es para los jugadores una simple actividad que se limita a jugar y entrenar, el futbol es una forma y un estilo de vida. Dirceu me comentó unos meses antes de morir: ”Al jugador profesional de fútbol en México, le hace falta respirar fútbol, comer fútbol, y soñar fútbol. El jugador profesional está obligado a serle fiel a su deporte”. El jugador mexicano debe mejorar. Los jugadores mismos lo sabemos. Pero muchas veces esta falta de ambición no es producto ni de la fama ni del dinero. Es un mal que aqueja a nuestra cultura. Los mexicanos pocas veces aceptamos responsabilidades y preferimos escudarnos en cualquier cantidad de pretextos para escapar de los desafíos y de los retos. Para poder mejorar tenemos que aceptar nuestra gran carencia de cultura deportiva, que nace desde antes de ser jugador y que tenemos casi todos. Es muy importante que la gente que desea una mejoría en nuestro futbol, esté consciente y preparada para aceptar su propia parte de culpa y así poder ayudar partiendo desde ahí. No importa si lo hace jugando, dirigiendo, informando, o echando porras. Aunque en realidad, muy pocos tendrán la humildad para reconocerlo, ya que de futbol, “todos sabemos más que cualquiera”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas