Felicitaciones

Cuando se corona un equipo, todo lo que gira a su alrededor se ve bonito y todo se basa en un "gran grupo" y en un “gran trabajo". Todo se ve bien y las cosas malas no existen. Incluso si uno de...

Cuando se corona un equipo, todo lo que gira a su alrededor se ve bonito y todo se basa en un "gran grupo" y en un “gran trabajo". Todo se ve bien y las cosas malas no existen. Incluso si uno de los jugadores talentosos o el goleador del equipo falla n penal, no hay problema, pues los jóvenes sacan el carácter por él. En cambio, del otro lado, el equipo perdedor parece tener marcadas con rojo todos sus errores y debilidades. Todo mundo las encuentra y se justifica el porqué perdieron. Ángel Cappa decía que lo importante no era el título en sí, sino el camino para poder conseguirlo. ¿Qué existe ahora para el equipo de Quirarte después de haberse coronado? No queda más que el recuerdo de haber ganado la final y muy pronto tendrán que empezar a entrenar para el próximo torneo. Pero todo esto es parte de lo que sucede en el deporte. De eso se trata ganar y perder. De eso se trata quedar campeón o quedar en segundo lugar. ¿Cuál es la diferencia entre Santos y el Pachuca, que hace tan grande el abismo que existe hoy entre un equipo y otro, si solo se desempató por un gol? No es nuevo que ahora , todos los que trabajan en TV Azteca se sientan felices por el triunfo de un equipo que transmiten ellos. Ahora Robson es un crack, lo mismo que Trujillo. Adrián Martínez a quien se pasó olvidado mucho tiempo, ahora lo encumbran como a un semidiós del arco. Todo esto es normal. Para eso jugamos los que pisamos una cancha. Pero la realidad está dentro de cada uno de los que se coronó y es tan rápida la sensación de alegría, que Cappa puede que tenga razón. A mi juicio, y a toro pasado, y desde afuera de la cancha, (dicho en otras palabras, con toda la facilidad y subjetividad del mundo) me parece que la clave de la derrota del Pachuca, fue anotar su gol desde el primer tiempo. Me imagino que Santos no se imaginó encontrarse con otra desventaja tan temprano en el partido. En ese momento, cambió todo. El equipo de la Laguna apretó el paso y el calor de la gente y del ambiente agotó las fuerzas de atacar del equipo de Aguirre. Santos es campeón simple y sencillamente porque hizo lo necesario para serlo. Hay quien a eso lo llaman “jugar bien”. Para mí, la final fue un merecido final para el torneo irregular que tuvimos. El primer partido no tuvo nada emocionante y se llenó de errores arbitrales. En la tele hay quien no sabe nada y cree que todos los penales ameritan amonestación, pero eso también eso es normal para lo que venimos viviendo en el futbol mexicano. ¿Cuánto tiempo se hablará del campeonato de Santos si la selección llega a perder feo en Inglaterra? Campeonatos pasan y el futbol sigue. A Pachuca no le queda más que intentar tener esta oportunidad nuevamente. El balón sigue rodando y ya no hay más tiempo para lamentarse. El jugador debe prepararse para seguir siendo criticado y minimizado por algunos villamelones. Y Santos deberá disfrutar sobre la marcha su triunfo. Ni ellos se salvarán de la subjetividad de quienes se encargan de comunicar dentro del futbol. Felicidades al campeón. Y cuando me refiero al campeón incluyo a sus aficionados porque ellos también jugaron su parte todo el año.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas