Futbolistas en los Medios

Si bien es cierto que un jugador de futbol vive muchas cosas que un periodista desconoce, también existe la responsabilidad en lo que se comunica. Desde hace unos meses para acá, los medios de...

Si bien es cierto que un jugador de futbol vive muchas cosas que un periodista desconoce, también existe la responsabilidad en lo que se comunica. Desde hace unos meses para acá, los medios de comunicación han empezado a contratar gente que ha participado en el deporte de manera destacada, para que sirvan como comentaristas o analistas. Por supuesto que ha muchos periodistas esto les ha llegado a molestar y cuestionan los conocimientos en base a la manera de expresarlos por parte de estos nuevos comunicadores. Me ha tocado conocer y discutir con muchos periodistas y comentaristas que creen que el hecho de haber jugado no significa diferencia en cuanto a conocimientos futbolísticos. Alguno me dijo que él había visto más partidos en los últimos 5 años que yo en toda mi vida. Quizá tenía razón, pero yo le ponía el ejemplo del periodista de paracaidismo, lo cual no sé si exista, pero que me sirve para exponer mi teoría. Si yo quisiera dedicarme a criticar saltos de paracaídas, yo puedo ver 2000 saltos y leer 250 libros que hablen acerca de este deporte extremo. Es más, puedo convivir 24 horas al día con gente que salta y tener conocimiento de todos los nombres de las técnicas y de todos los paracaidistas del mundo. Tener datos de los accidentes y anécdotas de campeonatos del mundo en paracaidismo. Quizá sepa más teoría que una persona con 100 saltos en su currículo. Pero esto no me da en ningún momento el derecho a expresar “el sentimiento” que se produce al saltar, si yo nunca he saltado. Puedo ser quien más saltos haya visto, pero debo guardar un respeto hacia los que se han atrevido a saltar. Otro ejemplo sería el de un ginecólogo con 30 años de experiencia. Por mucho que el haya trabajado en maternidad, nunca podrá saber si una mujer está fingiendo o exagerando en su dolor de parto, simple y sencillamente porque el nunca ha sentido ni sentirá algo parecido. Y no importa que la mujer nunca haya leído un libro ni sepa escribir. El simple hecho de ser madre la hace mantener una ventaja kilométrica en cuanto a determinadas situaciones se refiera. En el futbol es igual. Aquel que nunca pateó un balón no puede hablar de determinadas cosas. Aquel que lo hizo en un campo de primera división le lleva una distancia kilométrica en algunos conceptos a quien no lo hizo. El problema en esto, es que el futbol es un deporte universal y del cual todos hablamos creyendo tener la verdad. Pero también es cierto que hay gente que no sabe expresar lo que quiere de la manera que pretende. Hay gente a la que se le facilita encontrar las palabras adecuadas para expresar ideas o conceptos y hay a quien por mucho que sepa, no se le da el poder transmitirlo de manera correcta. Exagerando les diría que un jugador de ajedrez mudo no podría ser mejor conductor de un programa de radio de esta disciplina que yo, aunque a mí me gane hasta mi sobrino de tres años y medio. Es cierto que en los medios hay gente que habla muy bien y que tiene ese carisma que se necesita para también hacer interesante lo que informa. Pero una cosa no tiene nada que ver con la otra. Si un jugador de futbol, no sabe expresarse, eso no le quita sus conocimientos futbolísticos. Y si un periodista es un maestro en lingüística, eso no lo hace más conocedor de futbol por que trabaja como periodista deportivo. Son puntos diferentes en todo. Ahora que hay algunos jugadores en los medios, por supuesto que habrá que entender los conceptos en el fondo y no en la forma. Ojalá y quienes han incursionado a los medios de comunicación encuentren la forma de expresar lo que han vivido, de tal manera que a la gente le parezca interesante y el mensaje enviado no sufra deformaciones antes de llegar a los aficionados. De ahí, lo que les queda a los que siguen las transmisiones de futbol, es decidir, si se quedan con el que habla bonito aunque diga “tonterías” o se deciden por hacerle al que aunque sabe, no tiene el lenguaje tan florido y amplio. Yo prefiero a los segundos. Nunca seré cómplice de los que mal informan o creen descubrir el hilo negro. Mucho menos en el futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas