Inicio de Torneo

Cuando estás a escasas horas de iniciar un torneo nuevo, la adrenalina y la emoción varían en cada jugador dependiendo el número de años y la motivación que tiene cada uno. Cuando los días pasan y...

Cuando estás a escasas horas de iniciar un torneo nuevo, la adrenalina y la emoción varían en cada jugador dependiendo el número de años y la motivación que tiene cada uno. Cuando los días pasan y los trabajos de pretemporada quedaron atrás y los trabajos tácticos se apoderan de los campos de entrenamiento, el jugador empieza a sentir la proximidad de la competencia. Aunque pocos son los que lo logran y muchos los que lo niegan, jugar en “primera” es muy distinto a jugar en cualquier otra categoría. Sin embargo, habrá muchas maneras de encarar el inicio del invierno 2001 por parte de quienes lo jugarán. Un jugador que tiene la oportunidad de entrenar por primera vez en el primer equipo, quizá no tenga el nerviosismo encima, pues su cabeza quizá crea que su participación será esporádica y el simple hecho de ya formar parte del plantel de jugadores que hasta hace unos meses, sólo veía en la televisión, le quitó el sueño, o aún se lo quita, pero aún no se conscientiza de que el puede tener la oportunidad de decidir quizá un partido. Un jugador que ya entrena en primer equipo desde el torneo pasado y que aun no ha debutado, ya perdió la sorpresa que da el salto a la gran categoría y ahora emprende el inicio de torneo, con un año más de edad y con la posibilidad de jugar sus primeros minutos en primera división. Algunos jugadores definen lo que será el resto de su carrera dependiendo de lo que realicen en esas pequeñas oportunidades que les da el técnico. Son pocos los casos, pero hay jugadores que antes de tener 10 partidos en primera división, se convierten en titulares y así terminan sus carreras muchos años después. A otros les cuesta lo normal y empiezan siendo suplentes, saliendo a la banca, entrando de cambio y algunas veces iniciando por cuestiones circunstanciales. Todo eso, pese a todo, va conformando al futuro “titular” o al eterno suplente. Un joven que ya ha tenido oportunidad de jugar en varios partidos, quizá tenga en la cabeza el propósito firme de ser un jugador “rentable” y apoderarse en definitiva del puesto titular. Hay jugadores que llevan entre tres y seis temporadas, jugando ya sin sobresaltos en la primera división. Algunos ambicionarán llegar a la selección. Otros ambicionarán conseguir un contrato que les asegure una tranquilidad económica por algunos años o por el resto de sus vidas y hasta de las vidas de algunas generaciones más.. Otros se estancarán en un nivel de regularidad que no pasarán en toda su carrera, y los demás estarán a punto de jugarse su última carta, antes de ser enviados a equipos de primera “A”. Para aquellos que son figuras, los retos son diferentes. Es evidente que las risas de Campos son más de la confianza que los años y los triunfos le han dado, que lo que algunos periodistas mencionan como “gusto por jugar” ¿Alguien cree que alguno de los que está jugando en primera, no disfruta hacerlo? Yo conocí al “surfer” en sus inicios y nunca fue tan “alegre” en la cancha como cuando era el ídolo máximo de México. Fuera de ella, siempre tuvo un carácter abierto, pero la vida te cambia cuando juegas en primera y lo hace mucho más si juegas bien.- Y por otra parte, están lo jugadores que llegan como refuerzos. A todos se les exige de la misma manera en general. No importa si son jóvenes o si son experimentados. Claro que a algunos se les recarga la mano por su trayectoria y las expectativas que los medios mismos crean. El hecho, es que al inicio de un torneo, empiezan a volar los sueños y las frustraciones, los triunfos y los fracasos. De eso está hecha la vida de un futbolista. Yo desde mi escritorio, quiero desearle éxito a todos esos jugadores que se preocupan por la afición y que se entregan al 100% o casi en su profesionalismo. Aunque ya sabemos, que la gloria, sólo se la lleva un equipo, y que los aplausos, no siempre se los gana el que mejor hizo las cosas dentro de su propia capacidad. Todos los que pisamos una cancha en primera división entendemos sin problemas que así es la vida corta del jugador de futbol. Y aún así, decidimos intentar vivirla.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas