De vuelta en Mediotiempo

Regresar a escribir en mediotiempo.com es un privilegio para mí. En estos cinco años han pasado muchas cosas. E lo personal, ha habido muchos viajes, muchos partidos, muchos entrenamientos y...

Regresar a escribir en mediotiempo.com es un privilegio para mí. En estos cinco años han pasado muchas cosas. E lo personal, ha habido muchos viajes, muchos partidos, muchos entrenamientos y muchas charlas con mucha gente involucrada al futbol. He tenido oportunidad de avanzar en la carrera de Director Técnico y he tenido que lidiar con mucha gente también de “esa” que le hace tanto daño a nuestro querido deporte.

Pero para mí lo importante el día de hoy es poder volverme a poner en contacto con la gente por medio de la palabra escrita. Siempre comenté con la gente cercana a mí, lo mucho que me gustaba escribir aquí. La oportunidad de tener retroalimentación ha sido única. El poder leer a esos que comentan con seriedad y critican con objetividad lo que se escribe en este medio. Y por supuesto, no puedo dejar fuera a esos que dedican el espacio para ofender o burlarse de lo que pensamos los demás. El futbol mexicano dejaría de ser el fenómeno que es si sólo se limitara a darles voz a los más inteligentes. La democracia deportiva exige que todos podamos opinar y levantar la voz y “mediotiempo” es de los pocos que practican esa democracia.

En mi opinión, el futbol mexicano no ha cambiado mucho desde la última vez que colaboré con esta página. Seguimos careciendo de jugadores de trascendencia mundial. Seguimos contando con una prensa sensacionalista, aun tenemos unos directivos que hacen y deshacen a su antojo, pero sobre todo, seguimos siendo una afición que permite muchas de estas cosas malas sin reclamos. Seguimos siendo los seguidores que no hacen pesar su inconformidad ante los malos partidos, ante las malas notas y ante las malas decisiones de dirección. Ya tendremos tiempo de “platicar” de todas estas cosas, de analizar los partidos, de criticar a los medios, de reprobar a algunos directivos y de ayudar a que seamos mejores aficionados.

Vuelvo a  manifestar de manera resumida mi postura ante lo que sucede en el futbol nacional para los que no me conocen o que no me leyeron hace cinco años. El futbol profesional de cualquier país, se compone de cuatro ámbitos que están relacionados entre si de manera proporcional. Los jugadores, los directivos, los medios de comunicación y los aficionados conforman una sociedad necesaria para que podamos gozar del futbol a su más alto nivel. Hay quien me cuestiona por los entrenadores y los árbitros. Para mí, los directores técnicos “juegan” pues son parte de lo que pasa en la cancha. Y los árbitros (los tan “odiados” árbitros), a mi juicio son parte de los directivos, pues aunque “pisan” la cancha, ellos no participan de la competencia. En teoría, ellos no “ganan” ni “pierden” por lo tanto, no “juegan”. Aunque todos hemos visto que hay algunos que parece que disfrutan haciendo perder o ganar a algún equipo en especial. En fin, estos cuatro ámbitos deben superarse y evolucionar  al parejo si el futbol de una nación quiere crecer futbolísticamente.

Si tomamos a los países potencias como Brasil, Italia, Argentina, España e Inglaterra como parámetro, sería muy fácil saber en donde nos podemos colocar a nivel mundial como mexicanos. Comparemos a Ronaldo, Totti, Tevez, Raúl o Beckham con los mejores jugadores de nuestro país. Estoy de acuerdo que habrá algunos que se acerquen en cuanto a calidad, pero sin estar tan lejos, aun hay distancia de por medio para podernos superar. Ahora hablemos de la prensa mexicana comparada con los medios de esos países. O de los directivos mexicanos comparado con lo que sucede en las ligas más importantes del mundo. Y tristemente, aunque se ofendan muchos de los lectores comparemos a la afición mexicana con los aficionados de los países mencionados.

Dejemos de lado la violencia que se da en todo el mundo y hablemos de lo que significa ser “aficionado”. El buen aficionado no es sólo el que se sabe los nombres. Es aquel que sabe a qué juegan, que alienta siempre en el estadio, que apoya y sigue a su equipo sobre todo en las malas. Qué fácil es echar “porras” a alguien que va ganando. El buen aficionado es el que se manifiesta en el estadio e intenta alentar a los jugadores de su equipo siempre. Después de la derrota será valido “reclamarle” a los jugadores, pero el buen aficionado es el que pone a la institución por encima de los que usan la camiseta.  En unos años, esos jugadores se irán a otros clubes o se retirarán. Pero el equipo seguirá y entre mejores aficionados tenga, mejor será su historia, de eso no me queda ninguna duda. Como verán podemos hablar de cada uno de esos “ámbitos” por muchas horas. Retomo con alegría y emoción mi participación en “mediotiempo” y espero esa “retroalimentación” y aunque veo con tristeza que mucha de esta es para descargar complejos, frustraciones e insultos, estoy a sus órdenes nuevamente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas